web analytics
RC Deportes

¿Doblete Celeste?… Mejor, “despacito”…

AP

PARA QUE QUEDE CLARO

 

EDGAR VALERO BERROSPE

El significativo cambio de rendimiento en la Máquina Celeste de Cruz Azul definitivamente está ligado a los múltiples movimientos que hizo la directiva del equipo encabezada por don Guillermo Álvarez y que incluyen no sólo el gastar, como siempre lo han hecho, en refuerzos de reconocido valor, sino en directivos como Ricardo Peláez, pero sobretodo, y aunque se trata de un asunto que no es tangible, el que estén jugando de regreso en el Estadio Azteca, lugar del que salieron por diferentes razones hace más de 20 años.

El Azteca le sienta bien al Cruz Azul, aunque también la más grande humillación en tiempos recientes que haya sufrido el cuadro capitalino por adopción es la derrota ante el América en la final del torneo de Clausura 2013 a la que llegaron, por cierto, como campeones de Copa. Pero es un hecho que su público se siente más a gusto y que por más que se hayan hecho adecuaciones al vetusto estadio de la Ciudad de los Deportes, nunca fue un escenario cómodo y aunque ahí ganaron el partido de ida de la final del invierno 97, la última vez que se coronaron campeones de Liga, no se sentía que la Máquina estuviera en casa, en “su” casa.

El arranque de la campaña fue muy bueno, aunque sale sobrando decir que lo que quieren los aficionados del Cruz Azul no es terminar como súper líderes sino como campeones. Y de pronto es muy fácil hablar y decir que los celestes van por el doblete, Copa y Liga. Bien valdría la pena analizar que, desde que regresó la disputa de la Copa, sólo hubo un equipo que fue capaz de ganar los dos torneos en el mismo semestre, las Chivas Rayadas de Matías Almeyda y de ahí en fuera, nadie, ni los Tigres, ni el América, ni Santos o León o cualquiera de los campeones, incluyendo al propio Cruz Azul, fueron capaces de levantarse con los dos trofeos en el mismo periodo.

Y una cosa es que Cruz Azul haya llegado a las semifinales de este torneo venciendo a los Bravos de Juárez, quienes aprovecharon los múltiples errores del América, y otra es que ya estén pensando que León o Pumas, quien resulte vencedor de su serie de cuartos de final, van a ser simplemente un requisito por cumplir y no un rival que, como los azules, tiene aspiraciones de seguir adelante.

Porque así de botepronto, si mencionamos a Pumas, por ejemplo, no es mucho menos que la Máquina en estos días, tiene sólo cuatro puntos menos en la tabla general y, además, es uno de los tres enemigos de los cuatro que los secundan en la clasificación, al que no ha enfrentado.

Tampoco se ha visto las caras con el América (rival en la fecha 14 el 27 de este mes), mientras que los universitarios serán sus enemigos en la fecha 15 el 4 de noviembre.

Es decir, en los próximos 28 días se verá las caras con Pumas o León en la semifinal de la Copa, y además con Monterrey (este sábado), y luego con América y Pumas y posiblemente contra quien resulte ganador de la otra llave de la Copa en una presumible final el día 31 de este mes.

Entonces la situación no luce sencilla y además, tomar en cuenta que tres de esos cruciales cuatro encuentros que ya están pactados, serán en el Estadio Azteca y la final de Copa, eso sí, si es que se da, sería en casa de Tigres, Rayados, Pachuca o Querétaro, que terminaron mejor posicionados en la ronda eliminatoria de la Copa, ganadores de grupo y con mejores números que los azules.

Encima de todo se atraviesan no un concierto de Shakira sino dos, jueves y viernes de la semana próxima, que no hay Liga por la Fecha FIFA, pero queda la posibilidad de que el terreno de juego no se encuentre en las mejores condiciones para cuando regresen el día 27 para encarar al América, lo cual, aunque sea para los dos lados, va a influir en lo que suceda en la cancha.

Y en el particular caso de este encuentro ante las Águilas, no olvidar que el último partido como local que jugó la Máquina en el Azteca en la liga fue precisamente ante el América en los cuartos de final de la campaña 1995-96, el viernes 11 de abril de 1996, para ser exactos y se resolvió con una derrota 3-0 ante los de Coapa, aunque hay que mencionar que en la vuelta ya como “visitantes” se impusieron 2-0…

Si Cruz Azul tuviera que jugar la final de la Copa, van a llegar, o demasiado festejados o demasiado presionados si es que no obtuvieran (en el supuesto), el título que, por cierto, será el cabalístico número 13 que se entregue en la nueva era de este evento.

Y en cuanto al doblete, bueno, baste recordar que en los 12 torneos anteriores hubo 11 campeones de Copa diferentes (incluyendo a la Máquina en el Clausura 2013) y 7 monarcas distintos en la Liga y sólo una vez coincidió el ganador de ambos torneos, Chivas en el Clausura 2017, campaña en la que, por cierto, alzó su segunda Copa pues ya en el Apertura 2015 también se había coronado.

Así que, vámonos lento con eso del doblete… Falta mucha liga, la liguilla, las semifinales y dos presuntas finales y Cruz Azul no está jugando sólo, y con sus asegunes o no, con las mismas posibilidades, al menos hasta la noche de anoche, estaban Tigres, Rayados, Pumas y si me apura tantito el Pachuca, y en pos de la Liga aún sobreviven con perfil de posibles campeones, América, Santos Laguna, Toluca y hasta las Chivas… Mejor, despacito…