web analytics
RC Deportes

Con las manos vacías

AP

EDGAR VALERO BERROSPE EN SAMARA

Luego de haber levantado enormes expectativas en Rusia 2018, el Tri regresa a casa tras ser superado de manera inobjetable 2-0 por Brasil que avanza a los cuartos de final. México emprende el retorno sin haber consumado la misión de ir a los cuartos de final por séptima ocasión consecutiva.

La espera se va a prolongar cuatro años más. México cayó derrotado 2-0 de manera inobjetable ante Brasil con goles de Neymar y Firmino y fue eliminado en los octavos de final de la Copa del Mundo por séptima ocasión consecutiva. Así se puede resumir lo que aconteció ayer en esta impresionante Arena Samara, a donde tal vez no llegó la Marea Verde que inundó Moscú, Rostov y Ekaterinburgo, pero donde si se sintió la presencia mexicana, que aun cuando el Tri ya estaba abajo en el marcador, nunca dejó de apoyarlo.

La historia se definió en la media cancha donde México no pudo tener el control a pesar del titánico trabajo que hicieron Héctor Herrera y Andrés Guardado, desbordando, poniendo servicios, filtrando, defendiendo, robando balones, pero sin que hubiera alguien que pusiera una pausa.

A pesar de que las estadísticas, más técnicas que otra cosa, indican que el Tri tuvo el balón en su poder más tiempo, mandó más pases y los acertó, eso no se reflejó en el terreno de juego, donde luego de mandar los primeros 20 o 25 minutos, el cuadro brasileño, menos nervioso y más acertado, comenzó a combinarse, a abrir espacios como lo hace tradicionalmente y al minuto 26 vino la mejor opción de los sudamericanos que vieron como Coutinho voló el balón arriba de la meta de Guillermo Ochoa.

El portero mexicano, terminó, como en muchas otras ocasiones, por ser una pieza vital en el terreno de juego, y sus providenciales atajadas, muchas de ellas reaccionando a bocajarro fueron espectaculares, al grado que nos hizo recordar una vez más su gran trabajo de hace cuatro años ante la misma selección pentacampeona del mundo.

Hirving Lozano y Carlos Vela hicieron un dueto extraordinario, cada quien asumió su papel y trataron no sólo de hacer su gol, sino que estuvieron de manera permanente enviando balones a Javier Hernández que se fue perdiendo conforme pasaron los minutos, al grado que no extrañó a nadie que hubiera sido reemplazado, con todo y lesión, en la segunda mitad por Raúl Jiménez, más voluntarioso que peligroso en el área rival.

Juan Carlos Osorio apostó por poner su línea de cinco con Rafa Márquez en calidad de medio escudo, pero siguió faltando quien controlara el medio terreno, mientras Guardado y Lozano intercambiaban bandas trataban de hilvanar ofensivas, que de hecho las tuvieron, pero siempre les sobró un toque a los rematadores mexicanos quienes, tratando de asegurar el flanco libre para su disparo, pareciera que hubieran olvidado a quien estaban enfrentando.

Cuando Brasil se acabó de conectar, fue un torbellino, y por eso fue que Osorio de plano sacó a Rafa Márquez, que ayer se despidió para siempre de la Selección Nacional y que salió portando el gafete de capitán que luego dejó a Guardado, y entró Layún, aunque la profundidad mejoró, no así el control.

Tanto el Chucky Lozano como Carlos Vela, Andrés Guardado y Héctor Herrera hicieron un sobresaliente trabajo encarando a los brasileños y tratando de superarlos, aunque, insisto, siempre les sobró un toque.

En cuanto a Neymar que es idolatrado por su afición, tuvo momentos brillantes, aunque Edson Álvarez y Hugo Ayala hicieron su trabajo, marcándolo lo mejor que se pudo, aunque justamente aquí es donde entra el “pero”, porque en un madruguete en un tiro de esquina, Neymar tomó el balón los puso a los pies de Coutinho que sacó un fogonazo que fue desviado por el Ochoa. En la siguiente jugada después de insistir por todos lados, finalmente Willian se escapó con todo y balón por la izquierda y sirvió adelantado para que hasta tres rematadores brasileños llegaran ganando la espalda de los defensores mexicanos y uno de ellos, Neymar, estiró la pierna lo suficiente para marcar el 1-0 al minuto 51.

No se puede decir que Brasil no intentó nada más, pero es un hecho que sus ataques fueron destruidos de manera efectiva por Guardado, Herrera, Ayala, Salcedo y Edson Álvarez, hasta que el tren del partido entró de manera decisiva en una lucha por irse al fondo de las líneas enemigas. México tuvo y dejó escapar oportunidades de los botines de Lozano, CH14, Vela que se aproximó con un cañonazo que apenas alcanzó a sacar Allison por arriba del larguero y que hubiera sido el empate; además de los disparos, casi siempre taponados de Guardado, Herrera, Jiménez y hasta de Gallardo que se animó a ir al frente y que parecía que tenía con qué, pero nunca pudo concretar algo importante.

El segundo gol fue un contragolpe al más puro estilo mexicano, que puso por la banda izquierda a Neymar quien metió un disparo en diagonal que no alcanzó a tocar Ochoa, el balón se siguió de frente y Firmino entró metiendo la pierna para consumar el segundo tanto cuando ya el partido estaba expirando.

México se entregó en la cancha, nadie puede recriminar una falta de esfuerzo de alguno de los jugadores mexicanos quienes, a pesar de verse abajo en el marcador, nunca dejaron de lucha, pero el futbol vistoso y efectivo que lucieron ante Alemania finalmente nunca volvió a aparecer y regresamos a casa por séptima ocasión consecutiva tratando de entender que es lo que le hace falta al futbol mexicano para dar el salto de calidad.

El ciclo de Juan Carlos Osorio se cerró anoche en esta ciudad, y la Federación Mexicana ese Futbol aparentemente ya tiene listo a quien será el remplazo del técnico colombiano, quien dirigió 52 partidos al Tri, ocupando 51 alineaciones diferentes, la de anoche así fue, y no consiguió más de lo que los mejores y más afamados técnicos nacionales han logrado, Javier Aguirre, Manuel Lapuente, Ricardo La Volpe, Miguel Herrera y Miguel Mejía Barón, es decir, avanzar a la segunda ronda del Mundial, para caer de todas formas eliminados.

 

Goles:

Brasil: Neymar al 50’ y Roberto Firmino al 88’.

Alineaciones:

Brasil: 1.-Alisson; 22.- Fagner; 3.-Miranda; 2.-Thiago Silva; 6.-Filipe Luis; 5.-Casemiro; 15.-Paulinho (17.- Fernandinho al 80’); 11.- Phillipe Coutinho (20.- Roberto Firmino al 86’); 19.-Willian (13.- Marquinhos al 90+1’); 10.-Neymar y 9.-Gabriel Jesús. DT. Tite.

México: 13.- Guillermo Ochoa; 2.- Hugo Ayala; 3.- Carlos Salcedo; 4.- Rafael Márquez (c) (7.- Miguel Layún al 45’); 11.- Carlos Vela; 14.- Javier Hernández (9.- Raúl Jiménez al 60’); 16.- Héctor Herrera; 18.- Andrés Guardado; 21.- Edson Álvarez (8.- Jonathan Dos Santos al 55’); 22.- Hirving Lozano y 23.- Jesús Gallardo. DT. Juan Carlos Osorio.

Amonestaciones:

Brasil: Filipe Luis al 43’ y Casemiro al 59’.

México: Edson Álvarez al 38’; Héctor Herrera al 55’; Carlos Salcedo al 77’ y Andrés Guardado al 90+2’.