web analytics
RC Deportes

Boston revive un siglo después

Después de haber ganado cinco títulos en el Siglo XX entre 1903 y 1918, los Medias Rojas vuelven a ser el mejor equipo de las Grandes Ligas al obtener cuatro coronas entre 2004 y 2018.

EDGAR VALERO BERROSPE

Seguramente en México hay más aficionados, quienes, sentimentalmente, hubieran preferido una victoria de los Dodgers de Los Angeles en la Serie Mundial, esos Dodgers que oficialmente tienen ahora 30 años sin coronarse campeones de las Grandes Ligas. Pero ante la contundencia de un equipo que derrotó a otros dos equipos que lograron como ellos, más de 100 victorias en la temporada, nadie puede objetar la gran victoria de los Medias Rojas de Boston que sumaron el noveno título de su historia.

Otro principio de siglo y Boston, como hace 100 años, vuelve a ser un equipo dominador y contundente que ahora, en un periodo de 14 años o 15 temporadas, es la escuadra más dominante de las Ligas Mayores. Entre los primeros 15 años o 16 campañas que transcurrieron entre 1903 y 1918, obtuvieron cinco títulos en 1903, 1912, 1915, 1916 y 1918, los últimos tres de la mano de Babe Ruth, antes de que fueran vendido a los Yankees de Nueva York.

Más aún, los Medias Rojas podrían haber ganado tal vez hasta un sexto título si es que los Gigantes de Nueva York no se hubieran negado a jugar la Serie Mundial de 1904, al señalar que no enfrentarían a un equipo que provenía de una “liga inferior”, los Americanos de Boston (hoy Medias Rojas).

Y es que la Liga Americana que era un circuito de Ligas Menores se auto declaró de Ligas Mayores en 1901 y su campeón enfrentó y venció a los Piratas de Pittsburgh en la primera “Serie Mundial” de la historia en 1903, que no se llamaba así en aquellos días, en una confrontación a ganar 5 de 9 encuentros, lo cual no le importó a John McGraw, manager y presidente de los Gigantes. Ese equipo de Nueva York se coronó campeón de la Liga Nacional en 1904, un circuito que existía desde 1876 y como una curiosidad, tanto los Gigantes, ahora de San Francisco, como los Medias Rojas, tienen exhibido un banderín con el número “1904”, sin que mencione precisamente el que sean campeones de las Mayores, algo que por supuesto, MLB se negó a reconocer…. Pero…

Un gran detalle que olvidaron los Gigantes es que con los Americanos de Boston jugaba Cy Young, una de las más fulgurantes estrellas en la historia del beisbol y que había pasado los primeros diez años de su carrera entre Cleveland y San Luis, antes de ser firmado en 1901, dejando numerosos récords, muchos de los cuales prevalecen hasta nuestros días y que incluso The Sporting News reconoció a Boston como campeón absoluto de aquel año, ante la negativa de los Gigantes.

Siendo justos, hay que señalar que Nueva York ganó la primera Serie Mundial avalada por Major League Baseball en 1905 y aunque la Liga Nacional ganó cinco de las primeras seis confrontaciones, la Liga Americana ganó 8 de las siguientes 10, cuatro de ellas, los Americanos/Medias Rojas.

UNA DECADA GLORIOSA. Cuando Cy Young se fue de los Americans en 1908, había contribuido a la obtención del título del primer Clásico de Otoño de la historia, pero Boston ya se preparaba para lo que sería sin duda alguna su más gloriosa década, en la que obtuvieron los títulos de 1912, ya con el sobrenombre de Medias Rojas venciendo a los pretenciosos Gigantes de John McGraw en 8 juegos con score de 4-3 y un partido empatado.

Sin embargo, fue a la llegada de Babe Ruth, el Sultán del Swat en la campaña de 1914 cuando Boston estableció su dominio ganando las Series de 1915 (4-1 a los Filis), 1916 (4-1 a los Robins más tarde, Dodgers de Brooklin) y la de 1918 (4-2 a los Cachorros de Chicago), para unos números espectaculares de cinco Clásicos disputados, y cinco ganados.

Fueron los mejores años en todo el siglo XX para los Medias Rojas que al finalizar la temporada de 1919 vieron como el gran Bambino de Oro se fue a los Yankees, tras lo cual tardaron 28 años en regresar a la Serie Mundial para perderla ante los Cardenales de San Luis. Boston tuvo tres apariciones más antes de que concluyeran los 1900´s, en 1967 cuando cayeron de nuevo ante San Luis, en 1975 cuando Pete Rose llevó a la Máquina Roja de Cincinnati a recuperarse del famoso cuadrangular de Carlton Fisk en el sexto juego para ganar el séptimo y definitivo en Fenway Park y en 1986 cuando cayeron ante los milagrosos Mets y luego, nada.

La “Maldición del Bambino” prevaleció hasta el 2004, por lo que ni Cy Young quien murió en 1955 ni el propio Ruth quien falleció en 1948, volvieron a ver campeones de las Grandes Ligas a los bostonianos, quienes además de todo, se pasaron 11 temporadas entre 1996 y 2006 sin poder ganar el título de la División Este de la Liga Americana, un periodo en el que los Yankees se coronaron diez veces incluyendo su histórica campaña de 114 triunfos en 1998 y una vez los Orioles de Baltimore.

NADA ES PARA SIEMPRE. Pero los Medias Rojas del 2004 no sólo terminaron con la “Maldición del Bambino” sino que lo hicieron ganando una de las más memorables confrontaciones de la historia, al recuperarse de una desventaja de 0-3 ante los campeones divisionales del Este, los Yankees, para ganar cuatro juegos en fila en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, incluyendo los últimos dos en el viejo Yankee Stadium para encaminarse a una barrida en el Clásico de Otoño ante los Cardenales de San Luis, lavando así mismo, la primera de las dos afrentas que les habían impuesto los once veces campeones de las Grandes Ligas, quienes lo habían derrotado en 1946 y 1967.

El equipo de Terry Francona abrió las puertas a una nueva historia de Boston al regresar tres años más tarde, en el 2007, esta vez sí como campeones divisionales del Este de la Americana para derrotar cuatro juegos a tres a los Indios de Cleveland, regresando también de una desventaja de tres juegos a uno, ganando los últimos encuentros con un acumulado de 30 carreras a 5, gracias al trabajo en el montículo por parte de Josh Beckett, Daizuke Matsuzaka y Curt Schilling.

Más aún, Boston barrió por segunda ocasión consecutiva en el Clásico, imponiéndose 4-0 a los Rockies de Colorado que habían ganado 21 de sus 22 juegos previos a la Serie Mundial. En el 2013, como si fuese parte del drama, los Medias Rojas perdieron los juegos 2 y 3 ante los Cardenales, para luego con dos ases del montículo, John Lackey y Jon Lester además de Jack Pivey, ganar los últimos tres encuentros y vencer 4-2 a San Luis para cerrar su revancha ante los pájaros rojos y obtener su tercer título en nueve años.

NÚMEROS, NÚMEROS… Tras romper su racha de 86 años sin ser campeones y tras el triunfo de los Cachorros de Chicago en el 2016, Cleveland es el equipo que ha pasado más tiempo sin ganar el Clásico, sumando ya 70 años desde 1948. última ocasión en que se coronó al imponerse a los Bravos de Boston (hoy de Atlanta).

Al ganar nueve de las 13 Series Mundiales que ha disputado, Boston es el equipo más efectivo entre todas las seis novenas que más veces han disputado el título de las Mayores, con una efectividad de 69.2%.

Atrás vienen los Atléticos (Oakland, Atlanta y Kansas) con 14 viajes y 9 triunfos y 64.3%, los Dodgers han ganado 6 de 20 para un 33.3%, San Luis ganó 11 de 19 Clásicos para 57.9% y los Gigantes (Nueva York y San Francisco) ha ganado 8 de 20 para 40%. Y siempre, siempre, siempre, por separado deberá medirse a los Yankees que han ganado 27 de las 40 apariciones que tienen con una efectividad de 67.5%