web analytics


RC Deportes

Una lucha que va más allá del dinero

TN

Tiene 27 años y juega futbol desde los 5, nació en la provincia de Santa Fe, cuna de grandes futbolistas argentinos como Lionel Messi, Jorge Valdano, César Luis Menotti, Di María o Mascherano, y con siete años en la máxima categoría del futbol argentino, cuenta con cuatro títulos nacionales, además de una medalla de bronce en la Libertadores. El pasado 5 de enero, su entrenador llamó, le dijo que ya no entraba en planes para la segunda mitad de la temporada, sin más detalles, y debido la fecha, no solo se quedó sin opción de buscar otro equipo, peor aún, después de dedicar su vida al futbol, se quedó sin trabajo y sin indemnización.

¿Cómo es esto posible? Muy sencillo, no estamos hablando de un profesional del futbol argentino, sino de una jugadora, futbolista, su nombre es Macarena Sánchez y en estos momentos se encuentra en una batalla legal con su ex equipo, el UAI Urquiza y con la AFA, a quienes demanda y exige ser reconocida (al igual que los varones) como una futbolista profesional. Una lucha que no es solo por ella, sino por todas las que militan en una liga de 16 equipos considerada amateur para la Federación y para la sociedad.

Macarena reveló que aquellas que reciben una remuneración por ser futbolistas, aunque sea mínima, son privilegiadas. Los pocos bonos que recibió en su momento, fue por hacer trabajo administrativo para  su club, que hasta el momento, no ha dado una postura al respecto. Los que sí apoyan a Macarena, son los de la FIFPro, el sindicato de futbolistas a nivel global, que exige mejores condiciones para las jugadoras en Sudamerica, donde, por ejemplo, en Chile también es considerado amateur. Además, no es la primera vez que Argentina se ve envuelta en este tipo de escándalo, pues en 2017 su selección se fue a huelga porque no les pagaron ni los 10 dólares de sueldo, así como otras cosas como no tener condiciones para jugar, ni vestidores. Además,  la marca patrocinadora, Adidas, fue criticada por utilizar a modelos en vez de a las futbolistas al presentar el uniforme.

El problema radica en que Macarena, como todas, no tiene contrato ante la Federación, lo que legalmente complica que la demanda hacia la AFA proceda. La mejor herramienta que tiene en estos momentos, es la cobertura mediática y la presión social, pues la lucha de ella se ha vuelto la de muchos sectores en el ámbito femenil, donde en Argentina son discriminadas.

Clubes, futbolistas, ex jugadores, artistas y políticos se han manifestado ya a su favor. No se trata del dinero, se trata de buscar el cambio, de tener por lo menos protección médica, compensación, condiciones laborales, un contrato. Mientras tanto, a Macarena le toca hasta aguantar amenazas de muerte a través de redes sociales.