web analytics


RC Deportes

Robert Plant y los Wolves: Un intenso romance

En 1955, Robert C. Plant fue al Molineux Stadium a ver a su equipo, los Wolves. Iba acompañado de su hijo. En aquel partido, el mítico Billy Wright (ídolo inglés y del club) se encontraba saliendo del túnel, cuando volteó a las gradas, sonrió y saludó a un pequeño que contemplaba el encuentro sobre los hombros de su padre. Ese recuerdo quedaría tatuado para siempre en la memoria de aquel chico anónimo destinado a ser una de las voces más reconocidas y aclamadas del siglo XX. Ese pequeño de siete años era Robert Anthony Plant, futuro vocalista de Led Zeppelin.

Led Zeppelin

El pequeño creció influenciado fuertemente por el blues. Willie Dixon y Robert Johnson fueron sus máximas influencias durante sus primeros años. Aunque llegó a tocar la guitarra y la armónica, su verdadera potencia se encontraba en la voz, lo que le posibilitó ser cantante de múltiples agrupaciones, con las que no logró hacerse de un nombre notable dentro de la escena inglesa de lo sesenta. Para su suerte, en 1968 la banda de un guitarrista llamado Jimmy Page se venía abajo debido a diferencia al interno: The Yarbirdsnecesitaban nuevos integrantes para poder seguir adelante.

Aunque en un principio a Page la personalidad de Plant le pareció algo extraña, no tardó en ficharlo. Luego de la salida de algunos miembros y la llegada de otros, y debido a que el nombre les generaba problemas de derechos, decidieron rebautizarse como Led Zeppelin (a sugerencia de Keith Moon, baterista de The Who). El doce de enero del siguiente año el debut de la banda salió a la venta. El resto es historia: no tardaron en convertirse no solamente en un referente del rock a nivel mundial, sino que terminaron por ser una de las agrupaciones más importantes de la historia del rock.

Robert Plant y los Wolves

Plant siempre mostró una vocación por la música y por ampliar sus horizontes, pero ésta no ha sido su única pasión. Ese saludo que recibió cuando era pequeño podría haber significado poco o nada para alguien más, pero como él mismo llegó a reconocer, ahí nació su amor por el Wolverhampton Wanderers Football Club. El músico aseveró que «lo que siento por los colores de los Wolves se acerca demasiado al sentimiento religioso que arrebata a mucha gente».

El ex vocalista de Led Zeppelin afirmó que incluso su matrimonio se vio afectado por el amor que profesa por su equipo. Una de las anécdotas más hilarantes respecto a su relación con el club la podemos encontrar en la final de la Copa de la Liga de la temporada 73-74. Lograron salir campeones con un marcador de 2-1. Plant, fiel a sí mismo festejó hasta el exceso, a grado tal que necesitó de tres días para regresar a su hogar, debido a que no tenía ni la más remota idea de donde se encontraba.

La seducción de las gradas

Las múltiples declaraciones realizadas por el cantante respecto a su equipo dejan claro que tiene un amor que él mismo asume como intenso. “Es amor por algo en donde no tengo que andar explicando nada, justificándome. Estoy muy metido y lo amo hasta la muerte. Y está bien y está mal y es banal”. Sí los once sobre el campo despertaron en él una pasión impresionante, la grada supo seducirlo de igual manera, ganando también palabras de amor. “He estado en la cancha con 15.000 hinchas y he pensado que en cualquier otro lugar del planeta hubiera necesitado guardaespaldas. Pero en vez de eso, estaba sobre los hombros de otra persona”, llegó a decir del gusto que siente por estar entre más aficionados de su club.

Pero esto no es un amor unidireccional, es un verdadero romance. Si entre tus aficionados cuentas con una personalidad como la de Robert Plant, que además ha demostrado ser un seguidor recalcitrante, no puedes dejarlo pasar. Por esta razón el cantante fue nombrado vicepresidente honorario del Club.

Si bien el Wolves no es uno de los clubes con más poderío en la actualidad, tiene una gran afición, entre la que se encuentra una de las más grandes figuras de la música del siglo XX. Aquí cabe hacer una suposición: aunque Led Zeppelin nunca se presentó en México, quizá Plant tenga un lugar especial en su corazón para nuestro país, debido al gran desempeño que Raúl Jiménez ha tenido en el club de sus amores.

Checa el siguiente video para entender el fenómeno del mexicano en Inglaterra: