web analytics


RC Deportes

Robben y Ribéry, magia por las bandas

A lo largo del campo, la clave era la magia francesa y neerlandésa a través de los desbordes; la velocidad y paciencia era una combinación para definiciones que demostraban ser sencillas. La dupla “Robbery”, que cautivó en Alemania y sobrepasó las fronteras debido a sus genialidades, termina, en el escenario lujoso del Allianz Arena, como a sus actos.

Si Múnich es una ciudad en calidad de vida alta, Franck Ribéry dejó el puerto de Marsella para unirse al protagonismo del Bayern en la temporada 2007/08. Calidad comprobada anteriormente en Francia, no desestimó en su primer año con 11 goles y ocho asistencias durante 28 partidos.

Dos temporadas deslumbrantes por el sector izquierdo, pero Ribery necesitaba un socio culminante como él. Con un estilo similar, no tuvo mejor dupla que Arjen Robben por el extremo derecho, se volvieron los resolutivos que el equipo bávaro necesitó para crear una hegemonía en la Bundesliga.

Tan joven de estar en el glamuroso Santiago Bernabéu junto a las estrellas de alto renombre, visualizó desde Madrid, una conexión junto a Ribéry que lo bañaría de cerveza por muchos años, las ocho Bundesliga que conquistó debido a su brillantez de pierna izquierda y la derecha de su compañero francés.

Franck conquistó cinco Copas de Alemania, una más que Arjen por su anticipes en llegar a la capital de Alemania, pero ambos, fueron vitales por la consagración de una Champions League, cinco SuperCopas de Alemania, un Mundial de Clubes y una  SuperCopa de la UEFA.

Su salida, por una renovación de plantilla, sin embargo, en un moderno inmueble, su legado está impreso en las redes que, en su mayoría, vieron los 123 goles de Ribéry y 143 anotaciones de Robben.

Última ocasión en Allianz, Ribéry, con el 7 en la espalda, lucirá imágenes que resaltan y homenajean sus momentos más importantes con el Bayern, Robben, con el número 10 en su espalda, igual recibirá el homenaje emotivo.