web analytics


RC Deportes

La crisis en Venezuela y el futbol

Zulia FC

Es imposible ser ajeno a la crisis que Venezuela está atravesando a manos del gobierno de Maduro, entre tanta información que le llega al resto del mundo día a día, recientemente sabemos que el país sufrió este fin de semana un colapso de su sistema eléctrico que ha afectado a casi toda la nación. El apagón aún perdura en varios sectores y solo es uno más de los tantos problemas humanitarios que sufre el pueblo venezolano con el más grave quizá siendo la crisis de alimento que se ha intensificado a raíz de la falta de luz, hay saqueos, desesperación, más muertos y hospitales afectados.

Es en este marco, que futbolistas de los clubes Caracas y Zulia se sumaron a las protestas desde su trinchera y en el partido de liga que debían disputar en Maracaibo optaron por no jugar al futbol y más bien pelotear y practicar entre ellos. Minutos después el árbitro optó por dar por finalizado el encuentro, al entender el mensaje, que por cierto fue aplaudido en redes sociales.

El deporte en general en Venezuela se ha visto afectado por esta crisis; vimos hace unas semanas como le quitaron la Serie del Caribe para mandarla de último momento a Panamá, ya que ni siquiera podían garantizar la seguridad de las distintas novenas visitantes. En los próximos meses, por lo menos hasta mayo, nos tocará observar como los únicos dos equipos venezolanos en la Libertadores lucharán ante todas las condiciones en su contra por pasar la fase grupos.

El Zamora y el Deportivo Lara, campeón y subcampeón de la liga local respectivamente, son escuadras con 17 años o menos de historia, que disputaron hace unos días sus primeros duelos como locales con derrota y empate. La visita del Emelec se extendió más de lo presupuestado porque los generadores de luz para el duelo no fueron suficientes, el partido se pospuso y cuando se disponían a regresar a Ecuador, no pudieron despegar por falta de iluminación en la pista.

Finalmente el sábado lo lograron y esta semana tocará el turno a las instituciones venezolanas de hacer el esfuerzo por viajar a Brasil y Paraguay para sus respectivos duelos, tomando en cuenta que sus futbolistas ganan en promedio 40 euros mensuales y que el costo para la afición visitante en el duelo ante Cerro Porteño es de 150 mil guaraníes, casi 25 dólares, como reporta el diario El País, más del doble del salario mínimo en Venezuela.