web analytics


RC Deportes

Krestovsky Stadium, a dos años de abrir sus puertas

-Jorge Livan 

San Petersburgo como la segunda ciudad más poblada de Rusia, atractiva por el Palacio de Invierno, el Museo Hermitage, la Catedral de San Isaac, y la Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada, el Krestovski Stadium contrasta con los monumentos a la evolución estructural de los recintos y que acaparó en el Mundial del 2018 por la similitud de una nave espacial, a la que hoy, cumple dos años de abrir sus puertas en una nueva era de vivir, principalmente, el futbol.

Convertirse en uno de los más impresionantes tuvo sus exorbitantes obstáculos. La edificación inició en 2007 encargada por el arquitecto japonés, Kisho Kurokawa, quien tomó como inspiración el Toyota Stadium de su país. Sin embargo, la situación cambió cuando falleció el 12 de octubre del mismo año, las obras se dilataron por una década de finalización.

Predestinado a dos años, las largas obras se debieron principalmente a los cambios de empresa constructora, debido a la devaluación del rublo y admitir la imposibilidad de asumir más los costos del inmenso proyecto, por ello obligó al presidente ruso, Vladimir Putin a tomar las riendas.

Años de largas construcciones por esculpir en las mejores condiciones las espaciales construcciones dominantes, como: los ocho largos pilones de 110 metros de altura, su techo retráctil, la cancha deslizable, y, presumir su avanzada tecnología que regula la temperatura dentro del inmueble a 15 grados.

Dos años más tardó en complementarse que el Coliseo Romano, y a diferencia de aparentar desde la lejanía un circulo u óvalo, es contemplado a la llegada, como si la enorme creación se dirigiera al espacio exterior.

Finalmente fue inaugurado el 22 de abril del 2017 y no en 2009 como se estipulaba. 20, 000 personas fueron testigos del estreno del nuevo hogar del Zenit con una victoria de dos a cero ante el Ural de Ekaterimburgo, opacadas por la inmensidad interior a la que muy pocos clubes, o bien, países pueden presumir.