web analytics


RC Deportes

El éxito de Getafe en la temporada 2018-2019

Corre el 2011. Héctor Moratalla tiene 57 años y desde hace treinta años es aficionado del Getafe. Es casi un incondicional, en el sentido más radical. Ha estado en las buenas, pero sobre todo, ha estado en las malas. Las sombras de su equipo superan por mucho las grandes épocas.

La eterna primavera de Moratalla no se ha visto interrumpida, con todo y que las alegrías que su equipo le ha ofrendado como retribución por su amor incondicional han sido a cuenta gotas. Hasta ese año. En una conferencia de prensa anuncia que él se baja del barco: no asistirá más al estadio “para pasar más tiempo con la familia”.

Con esto el Getafe pierde al último aficionado fiel en sus gradas. «He sudado la camiseta como nadie, me he dejado la voz más que cualquier míster… pero la situación ha llegado a un punto en el que no tiene sentido seguir”, afirma Moratalla. Sus palabras condensan el sentir de una afición que se hace presente mediante la ausencia. El club llegó a barajar la posibilidad de subcontratar a inmigrantes. La crisis del equipo se traduce en una ausencia total de gente que acuda a apoyar al Getafe: los jugadores están solos. Esta situación se extenderá a lo largo de la presente década.

El éxito del Getafe

Corre el 2019. El Getafe tiene un estadio lleno, con una afición que aplaude, grita y apoya a su equipo. Para finales de abril el club se encuentra en la cuarta posición de la tabla (lo que lo coloca en puestos de Champions, competencia en la que nunca ha estado presente), de 33 encuentros que ha disputado, solamente ha perdido siete. Aunque se encuentra a diez puntos del tercer lugar y a casi treinta del Barcelona de Messi, que básicamente ya es campeón, está firmando probablemente la mejor temporada de su historia reciente.

¿Cómo es que pasó de tener un estadio vacío a disputar el torneo de los mejores de su continente en sólo dos años? ¿Quién o quiénes son los responsables? ¿Cómo se explica este éxito? Te dejamos algunas piezas fundamentales del éxito de Getafe en la temporada 2018-2019.

La defensa

El equipo se encuentra bien ordenado atrás y pone en aprietos a sus rivales cuando de hacer goles se trata. En 33 encuentros, han recibido un total de 29 tantos. No suena a una cifra a la que se le deba prestar mucha atención, pero si se piensa que el Barcelona ha recibido 32 anotaciones, las cosas se comienzan a dimensionar.

Es la tercera mejor defensa del torneo, solamente por debajo del Atlético de Madrid, que sólo ha recibido 21 tantos; y del Valencia, con 28. Jugadores como Damián Suárez, Vitorino Antunes o Leandro Cabrera, han convertido la parte baja del campo en una zona segura, lo que sin sitio a dudas ha ayudado a sumar puntos en momentos determinantes.

El guardián bajo los tres palos

David Soria pasó por muchos clubes antes de lograr asentarse en el Sevilla, donde fue figura en más de una ocasión. Es un arquero probado que ha demostrado su efectividad evitando que los balones ingresen a su portería. En Getafe es un candidato serio para ganar el Zamora y varios medios españoles aseguran que se encuentra en la órbita de Luis Enrique, seleccionador de España.

En momento fundamentales del campeonato, no ha dejado de estar presente. Por ejemplo: en el partido contra el Alavés, en Euskadi, el arquero logró pararle un penal a Ibai Gómez, acción que terminaría por significar un punto. Durante la mitad de la temporada, el guardameta sostenía el título del arquero con más despejes con puño, además de más salidas aéreas y más salidas exitosas. Los delanteros no pueden celebrar el haber roto a una de las defensas más sólidas del torneo, aún tienen que derribar otro muro.

Eficiencia delantera

Por un lado tenemos a Jaime Mata. El de Madrid suma hasta el momento catorce tantos, siendo el séptimo goleador del torneo. Llegó a inicios de la presente temporada con el cartel de haber anotado 35 tantos en la segunda división española, una cantidad histórica. Aunque tardó en hacer su primer gol con el Getafe en la liga, pues llegó hasta octubre (contra el Celta de Vigo), pronto comenzó a ser el estandarte de la delantera, pero no está sólo.

Jorge Molina llegó en el 2016 al club, cuando éste se encontraba en la segunda. Desde ahí comenzó la travesía que lo terminaría por convertir en capitán indiscutible del cuadro. Fue fundamental para lograr regresar a la máxima categoría, contribuyendo con 22 tantos, y ya en primera, su calidad no disminuyó. En el presente torneo lleva trece tantos en su haber, apenas uno menos que Mata (seis años menor). Por si fuera poco se convirtió hace poco en el máximo goleador del club en lo que va del nuevo siglo.

José Bordalás

Bardolás y el Getafe se conocieron en la desgracia, quizá por ello salieron de la mano de ahí. En aquel 2016 los Azulones se encontraban en la segunda, completamente abandonados por su afición y sin un proyecto futbolístico que prometiera levantar al equipo. Por su parte, Bardolás acaba de ser víctima de una prueba de ingratitud mayúscula. Luego de lograr un ascenso histórico con el Alavés, decidieron prescindir de él en la nueva experiencia que suponía la llegada a la primera, una llegada que habría sido imposible sin él.

En estas circunstancias comenzó el romance. A finales de aquel año el Getafe anunció la contratación del nacido en Alicante. De aquí en adelante todo fue viento en popa. El conjunto comenzó a levantarse en la tabla de posiciones, hasta lograr el ascenso. Imprimió solidez en el equipo en todos los frentes, además de haber fichado de manera sabia. El resultado salta a la vista, al tener al equipo instalado en uno de los mejores momentos en toda su historia. El éxito de Getafe es absoluto.

Memes