web analytics


RC Deportes

Las Albertencias

La inestabilidad en la planilla de los equipos competidores es una realidad que afecta notablemente el devenir del futbol profesional mexicano: es increíble e inaceptable que un futbol que presume de ser profesional, no admita un ligero y superficial análisis que lo compruebe. Gústeles o no a los dueños del balón y a la mismísima Federación Mexicana de Futbol, entes que gustan de presumir solo el lado soleado del tema.

Ejemplos podemos poner cientos a lo largo de los años, pero para hacerlo mas fácil, hoy solo hablaremos de algunos de esos equipos que están dando tumbos administrativos y económicos: concretamente me referiré al Querétaro, cuyos propietarios son personas solventes y de reconocido esfuerzo laboral y que sin embargo, actúan con ese criterio que invita a no gastar más de lo que un proyecto amerita según el principio de cuidar el costo beneficio, que limIta a su equipo y las consecuencias saltan a la vista.

Querétaro se ha convertido en un equipo débil y sin posibilidades deportivas, aún tomando en cuenta que su dueño es, al mismo tiempo, propietario de varios y amplios medios de comunicación en prensa, radio y televisión.

En un análisis exhaustivo del tema podemos mencionar decenas de equipos que han vivido textualmente subidas y bajadas en lo económico y obviamente en lo deportivo; no exagero, hablo de decenas. Es el resultado de una muy pobre administración y manejo de ese negocio llamado futbol profesional (que de profesional tiene muy poco) al grado de que, de ese desmadre administrativo, nace el vergonzoso pacto de caballeros y la insana multipropiedad.

Este tema de los equipos que se manejan de acuerdo a las posibilidades, gustos y hasta caprichos de sus dueños es el pan nuestro de cada día en el futbol mexicano, y gústeles o no, esa incertidumbre y esos tumbos administrativos y económicos se reflejan claramente en la mediocridad de un torneo incierto e inestable también. Yo aseguro que esto sucede porque la FMF ha sido tomada por Televisa, quien controla absolutamente todos los rincones de este deporte, absolutamente cada espacio y cada rincón del mismo, cuando lo ideal sería que la liga estuviera conformada por equipos con cientos o miles de socios y un consejo de administración que administrara esos intereses, algo parecido a lo que sucede en varias ligas europeas

Mientras la FMF siga fingiendo democracia y mantenga esa sumisión dictatorial, nuestro futbol seguirá sufriendo por inversiones serias y equipos bien posicionados, seguiremos padeciendo de ese ir y venir de dueños, inversionistas y gente interesada en apoyar y aprovechar la popularidad de este deporte y nuestro futbol seguirá siendo un juguete en manos de unos cuantos y caprichosos dueños que se sienten benefactores y dueños de vida y aliento de futbolistas, técnicos, árbitros, y lamentablemente también de los aficionados, a quienes tratan como basura, cambiando a su antojo de sedes, nombres, colores y uniformes a cualquier equipo y en cualquier momento.

Insisto, de esto no tienen responsabilidad aquellos que quizá hasta con buena intención deciden invertir en un equipo profesional de futbol… Desde mi perspectiva, quien resulta responsable de este desmadre es el mismísimo gobierno que en contubernio con los dueños de los equipos y al mismo tiempo de importantísimos medios de comunicación, que prefieren hacerse de la vista gorda ante una liga dizque profesional, que no lo es.

¡Viva México cabrones, haiga sido, como haiga sido!