web analytics


RC Deportes

La multipropiedad en el futbol mexicano

Tras la compra y adquisición de los Rojinegros del Atlas por parte de Grupo Orlegi, se sigue acrecentando la multipropiedad en el futbol mexicano, ya que dicha empresa es propietaria del Club Santos Laguna y del Tampico Madero, equipo que juega en la división de Ascenso.

No es novedad que más de un equipo pertenezca a una sola empresa, aquí te contamos parte de la historia:

A inicio de la década de los 80, la empresa de medios Televisa adquirió a un grupo de empresarios españoles al equipo Atlético Español, para devolverle el nombre de Necaxa, justo ahí, empezó la multipropiedad.

A mediados de la década de los 90, este grupo empresarial encabezado por Alejandro Burillo, compran al Atlante y años después, tras la salida de Burillo del consorcio de Avenida Chapultepec, Emilio Azcárraga Jean adquiere al San Luis.

En la última década del Siglo pasado, Grupo Modelo ejerció la multipropiedad pero, esta no fue criticada debido a las pautas comerciales que metía el grupo cervecero en diversos medios de comunicación.

Toluca era manejado por Nemesio Diez, Santos Laguna por el presidente del Consejo de Administración de esta empresa, Antonino Fernández y los Toros del Atlético Celaya por Pablo González Díaz.

En 1996, TV Azteca adquirió a la cervecería Cuauhtémoc Moctezuma al equipo Atlético Morelia, y después ejerció la multipropiedad al también hacerse del Veracruz.

Jesús y Carlos Hugo López Chargoy, siendo dueños del Puebla, en 2012 tras convencer a Jorge Nacer de que vendiera al San Luis, adquirieron la franquicia de San Luis y la trasladaron a Chiapas y le cambiaron el nombre para así jugar en el máximo circuito bajo el nombre de los Jaguares de Chiapas. Con los Jaguares descendieron en el Clausura 2016 y para el Apertura 2018 los López Chargoy desaparecieron del futbol mexicano.

A inicios de este Siglo el consorcio del Ajusco también se hizo de Jaguares de Chiapas. Con el paso de los años, la empresa de Ricardo Salinas se deshizo de Veracruz y Jaguares quedándose únicamente con el equipo michoacano, Monarcas, aunque en 2013 volvió a ejercer la multipropiedad con la adquisición de los Rojinegros del Atlas.

Jesús Martínez, empresario veracruzano a mediados de la década de los 90 compra al Pachuca y entre ascensos y descensos, se consolida en el futbol mexicano. En 2010, ya como Grupo Pachuca adquieren a los hermanos Batarse, al popular equipo León, por lo que también entra dentro del grupo que ejerce la multipropiedad.

Tras estos hechos, en 2013 el entonces presidente de la Liga MX, Decio de María Serrano, fijó un plazo para que no hubiera multipropiedad.

Cinco años después, la Liga cambió sus reglas y la multipropiedad fue aceptada, ahora con el concepto de Sociedades Morales bien vistas.