web analytics


RC Deportes

Y a pesar de todo, se mueve

RCD

PARA QUE QUEDE CLARO

Nadie puede negar que Ricardo La Volpe es un personaje polémico. Se ha ganado a pesar de todos sus berrinches, malos-entendidos, acusaciones fundadas e infundadas, declaraciones polémicas y lo que se quiera agregar, un lugar en el futbol mexicano. El hecho de que en su trayectoria haya obtenido “sólo” un título como director técnico en la liga mexicana, de ninguna manera puede descalificarlo.

Porque a los años en los que ha dirigido clubes, habría que agregarle los que no ha dirigido, o los que pasó fuera de México, o incluso los que estuvo al frente de la Selección Mexicana. Todos esos tránsitos suman en total ocho años, además de otros siete años en los que no tuvo trabajo como entrenador, en total 15 de los mentados 33 años que le echan en la espalda, no dirigió clubes en ninguna liga,  es decir, sí, se le puede cuestionar su único título en la primera división, pero quedan también el que le obsequió a Alberto Jorge en Toluca en el Verano del 2002 y aquella final del ardiente Verano del 99 cuando su equipo de jovencitos, el Atlas de Guadalajara perdió en penaltis ante el poderoso Toluca del profe Enrique Meza.

Aquí en México hablamos como nos conviene. Cuando queremos ocupamos sólo los números. Cuando nos conviene entonces no hablamos de los números, sino del juicio subjetivo de que si jugó bien o no un equipo. Y a La Volpe quien lo quiere menospreciar, le saca que “sólo” ha sido campeón una vez. Que, para términos prácticos, fue campeón en una época en que ganar un título requería 38 jornadas, y la liguilla. Es decir, jugaba más de dos torneos de los actuales y luego venía la postemporada.

La Volpe ha obtenido otros logros que muchos nos ven. Salvó del descenso al Oaxtepec en su primera temporada como director técnico en 1983, al Ángeles de Puebla en el 84, en la 90-91 salvó al Querétaro, en el 2012 salvó al Atlante, además se coronó campeón de la Copa Oro en el 2003 venciendo dos veces a Brasil, en la inauguración y en la final. Se coronó campeón en el preolímpico de Concacaf del 2004, y déjeme le cuento por separado la historia de lo que pasó con Boca en el 2006.

Por recomendación de Maradona, La Volpe fue literalmente perseguido por Mauricio Macri para que tomara el lugar que había dejado Alfio Basile a sólo unas semanas de que terminara la temporada regular. Tomó al equipo a pesar de que había advertido que tras toda una vida en México, desconocía al futbol argentino. A dos fechas de que terminara el torneo, con cuatro puntos de ventaja sobre Estudiantes de la Plata, Boca perdió sus dos partidos y ambos cuadros quedaron igualados con 44 unidades.

Por vez primera en la historia del futbol argentina, se tuvo que jugar un partido de desempate entre los dos equipos que terminaron en la punta y Estudiantes obtuvo la victoria dos goles a uno. La Volpe renunció a su cargo como había anticipado que haría si es que no conseguía el título, a pesar de que los directivos del cuadro xeneize insistieron en que se quedara. Se fue y de hecho lo hizo intercambiando puesto con Miguel Ángel Russo, quien llegó a dirigir al Boca procedente del Vélez Sarsfield.

Y todavía queda una generación completa de técnicos que sean coronado en México y que tienen al menos “algo” del estilo de La Volpe en sus venas y así se les puede ver dirigiendo, como Miguel Herrera, Daniel Guzmán, José Guadalupe Cruz, e incluso Raúl Gutiérrez quien se coronó campeón mundial Sub-17 en México en el 2011.

Sí, puede ser que La Volpe no le guste a mucha gente, pero yo sigo pensando que es alguien que ha aportado al futbol mexicano, ¿cuánto? Eso tendría que verse desde varios ángulos, su presencia si ha alterado el mapa de nuestro balompié a pesar de sus polémicas y tiene reservado un lugar en la historia de este deporte en nuestro país… Aunque muchos no lo quieran…