web analytics
RC Deportes

Un poquito de suerte y otra cosita

AP

MIS CARTAS DESDE RUSIA

EDGAR VALERO BERROSPE

 

Hace 24 años que estamos esperando que pase. Hace 24 años que creemos que la Selección Mexicana está para cosas grandes, cosas que nunca han acabado de pasar y que han producido seis grandes decepciones en fila, pues la afición mexicana, siempre aspira a logros que van m más allá de a la realidad de nuestro futbol, y evidentemente, siempre encuentra un culpable de porque las cosas no se lograron.

Desde Estados Unidos 94 y el penoso capítulo de Miguel Mejía Barón con Hugo Sánchez, pasando por las fallas del Matador Hernández o el cambio equivocado de García Aspe, el golazo de Maxi, la falla de Osorio y el otro cambio equivocado, el de Giovani, cada vez ha pasado lo mismo. Le pudimos ir ganando a Alemania, a Holanda, a Argentina, a Bulgaria, a quien fuera, pero siempre nuestra idiosincrasia nos traicionó. Y un poquito de mala suerte…

Esa suerte que como dice Javier Aguirre, no entrena con el equipo de lunes a viernes, pero seguro que el sábado o el domingo si influye a la hora del partido. Que le pregunten a España, o a Portugal o a Alemania, o a Argentina, si no hubo un algo de “mala suerte” que los aja dejado fuera del Mundial.

Y México, al que siempre le estamos achacando que el árbitro se equivoca en contra nuestra, de pronto, en aquella Copa Oro de hace tres años, cuando se equivocó el árbitro a favor del Tri, resulta que nos tiramos por la ventana para defender los derechos de los “pobrecitos” panameños que se vieron perjudicados y todo el mundo exigía que por deportivismo Andrés Guardado tirara el balón por un costado en vez de anotar y darle la venta al equipo mexicano.

Hoy ante Brasil, ya no es una cuestión de suerte. Hoy ante Brasil es un asunto del buen fútbol, de manejo de la pelota, de control de las emociones y sabernos “hacer” un rato si es que llegamos a tener la ventaja en el marcador.

¿Y si perdemos ante Brasil y se consuma la séptima eliminación en la ronda de los octavos de final, a donde no avanzó el campeón mundial por tercera ocasión en los últimos 4 mundiales, y si nos quedamos en la orilla como se quedó Cristiano Ronaldo, o como se quedó Messi, o Iniesta y Piqué, por eso nuestro futbol debe ser considerado tercermundista y nos vamos a romper las vestiduras recriminando que una vez más nos quedamos en la orilla?

De verdad, en vez de valorar que México es una potencia internacional en el deporte más popular del mundo, que estar siempre en la segunda ronda es un logro importante, ¿debemos de cuestionar como cada cuatro años después del cuarto partido, por qué no se jugó el quinto?…

Yo creo que no. Y no estoy derrotado antes de que empiece la batalla. Sólo entiendo que hoy jugamos ante los virtuosos del futbol, esos que, como el Tri por Chile, fueron zarandeados por Alemania en su propia casa hace cuatro años 7-1 y del mundo no se detuvo. Simplemente Felipao se hizo a un lado, renunció antes de que le pidieran eso, su renuncia, y el mundo siguió caminando.

El Tri tiene una vez más, por séptima ocasión, la historia oportunidad de ir a buscar ese mentado quinto partido que tenemos atravesado desde hace 24 años, cuando creímos que todos nuestros problemas era que Mejía Barón y Hugo Sánchez no ponían de acuerdo y no es cierto.

El problema, que como dijera Arjona, no es problema, es que siempre anhelamos más, hacemos cuentas de más, suponemos de más, creemos que tenemos para más, y casi nunca le echamos un ojito al bolsillo para ver si es cierto, que nos alcanza, porque al margen de que nos alcance o no, esto no es de merecimientos, y no “merecemos” ir al quinto partido sólo por eso, porque creemos que lo merecemos. En la vida se obtiene lo que se negocia no lo que se merece. Y si el Tri no ha sido capaz de negociar en el terreno de juego una victoria, por esos errores y circunstancias del futbol y del Destino, pues esa es la realidad.

Que tenemos un grupo super talentoso de jugadores, eso ya no puede dudarlo nadie. Pero para que finalmente el universo del futbol en México finalmente expanda su horizonte, hace falta ganar hoy. Como sea. Con aciertos nuestros o equivocaciones de ellos. O con errores del futbol o con horrores como el penalti de ayer a favor de los rusos que les dio el empate ante España. Así es el futbol. Un hermoso deporte, lleno de circunstancias, pero en el que también, sí, juega un poquito la suerte… Buena suerte pues, muchachos…