web analytics


RC Deportes

Sólo que “no alcanza” para todos…

Twitter

PARA QUE QUEDE CLARO

En los últimos días se agitó mucho el mundo del deporte amateur en México. El caso de la gimnasta Emilia Becerril, fue llevado por cada medio como mejor le convenía. Como siempre sucede en nuestro país, estamos llenos de “mártires” que sufrimos de la opresión de los corruptos dirigentes deportivos del país. El deporte nacional no es practicar alguna disciplina deportiva, es criticar, casi siempre sin fundamentos.

Probablemente casi nadie lo sepa. Y de los que lo saben, seguro a muchos ya se les olvidó. Pero después de la toma de protestas del presidente Peña Nieto, se oficializó un documento vértice para el sexenio, el Plan Nacional de Desarrollo. En dicho plan se establecen directrices y objetivos del Gobierno Federal y de las Secretarias de Estado. Cuando llega uno al apartado de la Secretaria de Educación Pública, también hay detalles sobre lo que se pretende.

En pocas palabras se lo digo, hacer llegar al mayor número de mexicanos de la mejor forma posible, la posibilidad de practicar deporte que contribuya a una visa sana y a un esparcimiento que mejore las condiciones de todos los ciudadanos de este país.

El apartado que se refiere en particular al deporte tenía que recaer sobre el organismo encargado de esta materia, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte que, teniendo un presupuesto asignado por la Cámara de Diputados, tiene la obligación de cumplir con objetivos, establecer prioridades y discriminar de la mejor manera la forma en que habrán de ejercerse esos recursos.

México y sus ciudadanos le han dado en los últimos 10 años, más dinero que nunca a la CONADE para que sus jóvenes puedan practicar deporte a nivel nacional y la proyección consecuente en eventos internacionales. Pocas veces, aún en el recorte presupuestal del 2015, se escuchó que no alcanzaran los recursos para todos los programas planteados.

Por eso, cuando de pronto ve uno que se levanta una ola enorme, donde se acusa a las autoridades deportivas de “no querer” apoyar a una jovencita de 11 años que espera participar en un campeonato del mundo en Europa, se requiere una investigación y una reflexión. ¿Por qué no habrían de querer las autoridades deportivas apoyar a una mexicana con resultados y categoría para participar en un campeonato mundial?… Suena raro… Nuestros atletas suman millones de millas de los programas de viajero frecuente por sus múltiples y recurrentes viajes A TODO EL MUNDO.

Y tal vez haya mucha gente que no esté de acuerdo conmigo, pero presionar a las autoridades exigiendo, cuando nadie se molesta en contemplar que dice cada apartado del Plan Nacional de Desarrollo, de la Ley del Deporte, del Plan de Trabajo de la CONADE, de los objetivos establecidos para la participación de deportistas mexicanos en el extranjero, pero sobretodo, se injuria a las autoridades a quienes llaman “corruptos” sólo porque algunos de nuestros niños no reciben el apoyo, que además, dice la ley que no deben de recibir, porque no forman parte de los proyectos deportivos del país, me parece una grave equivocación.

En nuestro país existe algo que se llama el Sistema Nacional del Deporte, el SINADE, que es básicamente, el acuerdo de todos los involucrados en esta materia en México, dígase, Federaciones Deportivas, Institutos del Deporte, organismos descentralizados como el IMSS, la propia CONADE, el Comité Olímpico Mexicano (cuando es requerido), y allí se establecen las bases para el mejor desarrollo de nuestros jóvenes en materia deportiva.

Si quisiéramos que cada niño que tiene un papel sobresaliente en una competencia, o en varias, en automático fuera nombrado seleccionado nacional, aunque no esté a la altura de los verdaderos seleccionados nacionales de cada disciplina, tendríamos que convertir a la CONADE en una secretaría de Estado, pues necesitaría un presupuesto independiente al de la SEP. Enviar a cada atleta mexicano al extranjero les cuesta a todos los mexicanos. Y por eso se determina cuáles son las competencias, las categorías, la forma en que se conformarán los representativos de México para cada evento internacional y como se van a costear, para que la Cámara de Diputados Federal, etiquete recursos y se los entregue a la CONADE, que tiene la obligación de administrarlos de la mejor manera y que termina siendo el ente responsable de que se ejerzan de forma transparente.

Yo puedo entender que haya pequeños con sobresalientes cualidades que ameriten en cierta forma, darles un seguimiento especial, y en el mejor de los casos, hacer excepciones para apoyarlos. Pero eso es algo muy diferente, a que todos los niños y jóvenes sean contemplados para participar en campeonatos regionales o mundiales fuera de México. Eso es otra cosa. Todos tenemos derecho a que se nos apoye, pero no podemos ir en contra y corromper el trabajo y la planeación en la que participan especialistas y metodólogos, autoridades deportivas y gente que tiene mucha experiencia en el tema, sólo porque pensamos que nuestros chicos “merecen” el apoyo incondicional de las autoridades.

Las cosas no funcionan así. Hay un sistema. Hay bases. Hay objetivos. Hay necesidades. Es bueno que Alfredo Castillo haya buscado la forma de apoyar e incluir a la Selección infantil de gimnasia para que haga el viaje a Bulgaria en los próximos meses, pero debe entenderse que esto es una excepción a la regla. De otra forma, no habrá recursos que alcancen. Todos queremos todo, eso sí, y perdemos la conciencia de lo que es posible y cambiamos las peticiones por agresiones verbales hacia quienes tienen la responsabilidad de decidir. Y ese es el otro problema. Exigimos, criticamos, pero las más de las veces no aportamos soluciones y la emprendemos contra quien tiene que tomar la responsabilidad. Definitivamente así no se puede… Pero es México… Este es México, ahí es donde se aclara todo el asunto…

Default