web analytics


RC Deportes

Rusia salta a escena

AP

Después de los Juegos Olímpicos de Sochi y la Universidada Mundial en el 2014, este día arranca el ensayo oficial del Mundial del año próximo con la Inauguración de la Copa Confederaciones. La escuadra local se mide a Nueva Zelanda.

Es altamente probable que la audiencia en televisión mundial no vaya a ser la más grande de la historia. Algo que sí en cambio espera atraer la Federación de Rusia el año próximo con un estimado de más de 2 mil millones de tele espectadores con motivo de la realización del

Mundial. Pero no ha habido mejor laboratorio de pruebas para los organizadores de estos eventos, que el torneo que reúne a los campeones de las Confederaciones que integran a la FIFA, justo un año antes de que se celebre la gran cita.

El partido, flojo en esencia que servirá para inaugurar este evento, primero, queda muy lejos del centro geográfico y geopolítico de este gigantesco país, probablemente hasta los rusos consideren que ir hasta la elegante San Petersburgo para ver a su selección enfrentando a Nueva Zelanda, sea un gasto excesivo, a pesar de que el tren de alta velocidad que une a esa ciudad con Moscú, permita el trayecto en apenas cuatro horas. Pero eso es lo que hay.

Rusia, que ha tenido una selección mediocre en términos generales en los últimos 30 años, aspira a un modesto papel en esta Copa Confederaciones, y en el Mundial. No sólo es la carencia de partidos oficiales, es la ausencia de jugadores de primer nivel, que no han podido destacar como lo hiciera la última gema del futbol de este país, Andrei Arshavin, quien, sin embargo, como otros gigantes del tamaño de Gareth Bale, tal vez se retiren sin haber podido plasmar su nombre entre los campeones del Mundo. O de la Confederaciones.

Desde la Copa del Mundo de 1986 en México, Rusia no avanza a una segunda ronda. Su última gran conquista fue el tercer lugar de la Eurocopa del 2008. Hoy ya se siente lejos y para el año próximo será una década completa de frustraciones que se acentuaron cuando el año pasado en la Euro, no fue capaz de ganar un solo partido.

Nueva Zelanda en cambio, cada vez más cerca de los acontecimientos importantes, viene a lavar el honor manchado por su derrota ante ¡Nueva Caledonia! en las semifinales de la Copa de Oceanía en 2012, que los privó de acudir a Brasil un año después, y cuando parecía encontrar el camino, su mala suerte le puso en el camino a México en el repechaje mundialista previo al Mundial hace tres años. Muchas frustraciones. Pero después de haber sufrido lo que ha sufrido esta nación que busca colarse por tercera ocasión a una fase final, se presenta como el jugador más débil del Grupo A que completan México y Portugal quienes se verán las caras mañana en Kazán en el duelo

complementario del sector. Pero sigue siendo, ya a la vista de todo el mundo, un equipo competitivo, tal vez ingenuo, pero batallador.

POCAS ILUSIONES. Rusia aspira realmente a no ser el último del sector. Portugal en cambio es al gran favorito para llevarse el título, siempre y cuando, los tres principales adversarios que tiene en el camino se lo permitan. México primero, después podría ser la joven selección alterna de Alemania elegida por Joachim Low y finalmente, en el papel el más poderoso, el bicampeón de América, Chile, aunque sin Jorge Sampaoli en los controles y sin Claudio Bravo en la portería. Es otro cuadro andino.

SEGURIDAD. Por vez primera en la historia, la FIFA compartirá en cierta forma la responsabilidad de la seguridad en el evento con el país organizador, que tratando de innovar ha entregado la Fan Card o ID Card a los hasta ahora decenas de miles de aficionados que compraron boletos para el evento pre-mundialista.  No se trata sólo de un asunto de seguridad, sino también de simplificar el ya de por si complicado tramite de venir a un país de ideología diferente, donde incluso, seguir unas simples indicaciones en cirílico, el alfabeto que se usa en esta nación, puede ser un auténtico reto.

Tras los atentados de San Petersburgo, Rusia podría gastar una cifra cercana a los 1500 millones de dólares en seguridad, para garantizar que quienes participamos en estos dos eventos, salgamos sin ningún daño después de los 383 días que enmarcan la realización de la Copa Confederaciones y la Copa Mundial.

 

Que Osorio dejaría México para venir a Rusia

Para sorpresa de muchos, Juan Carlos Osorio, o es muy diplomático, o es muy interesado. Usted elija. En una entrevista para la agencia internacional rusa de noticias RIA Nóvosti, el técnico de la Selección Mexicana de Futbol dijo que si lo invitan a trabajar en estas tierras “lo consideraría seriamente”, porque además de un gran admirador de Rusia.

De acuerdo con la información presentada por la RIA Nóvosti hace unas horas, Osorio dijo que “Si se presenta la ocasión la voy a analizar seriamente”, durante un encuentro celebrado con periodistas rusos. Luego quiso adornarse diciendo que “En todo el mundo se conoce muy bien la pasión rusa por este deporte”.

Cuando se le preguntó por la información que ha fluido donde se señala que el partido del próximo día 24 entre Rusia y México es “el más esperado” de la Copa Confederaciones, dijo que no le sorprendía, pues se trata de un duelo entre “dos grandes selecciones”.