web analytics


RC Deportes

Repatriación “gringa” …

AP

(O, ¡Cuánto caso te hago Osorio!)

 

PARA QUE QUEDE CLARO

La cuenta regresiva para el próximo encuentro de la selección mexicana ya está en marcha. El próximo 1 de septiembre Panamá, el equipo al que sólo hemos podido derrotar en los últimos cuatros encuentros eliminatorios en una sola ocasión, viene al Estadio Azteca. Y vendrá un llamado del técnico nacional que ojalá sea un poco lógico…

Una victoria en ese partido, antes de viajar a Costa Rica, servirá ahora sí, para hacer reservaciones para la Copa Mundial del año próximo en Rusia. El empate podría decirle que también, pero que Panamá nos empate en su casa, o que nos haya ganado dos veces en la misma Copa Oro del 2013, debe ser algo anecdótico. Ganar en México debería ser algo imposible, aunque después de las derrotas ante Costa Rica y Honduras, ya como que nos entran las dudas… Más si va a querer el genio de Juan Carlos Osorio, que nuestro extremo izquierdo de la Real Sociedad, Carlos Vela, vuelva a jugar de creativo…

O Guardado como interior, o Dueñas de lateral o Layún en la derecha, si es que quiere venir después de la exhibida que le puso el técnico nacional en la Copa Confederaciones… Para acabarla de amolar, será el compadre Pompi quien estará en la banda dirigiendo, porque como se nos acabaron los partidos de la Copa Oro y don Juan “cambios” no acabó de cumplir con su sanción por la eliminación ante Jamaica (y eso que Bolt aún no aparece en el once caribeño como pretende), pues hace falta alguien de confianza, y quien mejor que el compadre Pompilio, aunque no nos considere un equipo de clase mundial.

La mala noticia es que de aquellos que estaban en Europa, uno ya se regresó a América, Jonathan Dos Santos, quien seguramente va a ser convocado, y otro, eso si que lo lamento profundamente, Carlos Vela, ya tiene acuerdo y aunque todavía no hay equipo, lo que si hay es firma y vendrá a la MLS en Enero, justo a tiempo para empezar a perder su gran nivel en la liga pato de los Estados Unidos que ya desgració, de entrada, al gran Gio, del que no queda más que el recuerdo de aquel golazo ante los gringos en Pasadena en la final de la Copa Oro 2011.

Me imagino que don Juan “cambios” debe estar algo preocupado de que sus enseñanzas y sugerencias no estén llegando a su destino. Porque lo primero que les dijo a sus muchachitos, es que “se quedaran en Europa” tanto como pudieran. Y dos, de los que supuestamente son de sus más confiables elementos, ya no estarán en Europa cuando se juegue el Mundial.

Este proceso de repatriación jarocha (o gringa, para efectos específicos), me parece que le va a causar más problemas que beneficios al Tri. Antes Layún ya no se vino a México seducido por la oferta del Monterrey, pero que los jugadores mexicanos vengan a un futbol mediocre como el de Estados Unidos, eso sí, bien forrados de dólares para que no les pegue tan duro la nostalgia de la paella o la fabada en los casos que le he mencionado, no nos va a dejar nada bueno.

Y futbolísticamente, tampoco creo que les vaya a dejar nada bueno a ellos. Eso sí, hay quien considera, y parece razonable, decir que es una decisión personal que tiene que ver con su futuro, pero cuando chavos, porque son chavos, de 27 a 30 años ya están pensando en colgar la camiseta (decir “los tenis” suena más agresivo), creo que más que otra cosa, es un asunto de lana. Y un poco de cobardía.

Sí lo más difícil ya lo habían hecho. Eso es lo que más “calienta”. Ya eran titulares recurrentes en sus equipos, Vela incluso se hizo de un prestigio en el País Vasco, llegó a ser uno de los mejores delanteros de su equipo en muchos años. Pero poderoso caballero es Don Dinero, y como ya se van a empezar a repartir el negocio del Mundial del 2026, pues ya hay lana para todo, incluso para promover una liga que nunca, se lo digo hoy, va a llegar a prender tanto como para competir por ser deporte nacional en Estados Unidos.

Somos los latinos quienes hemos hecho el futbol en la Unión Americana, y aunque muy pronto seremos mayoría en varios Estados, los deportes nacionales son otros, y el futbol está siendo un buen negocio para algunos como Sunil Gulati, el presidente de la MLS.

Sólo espero que no haya un efecto cascada y que de pronto, muchos de los se fueron, incluyendo a los que acabamos de mandar al viejo continente, no empiecen a regresar en masa. Sería una pena…