web analytics


RC Deportes

Regresa la Copa del Mundo a México

AP

De manera contundente se impuso la Candidatura Unificada de nuestro país, Estados Unidos y Canadá a la de Marruecos y la FIFA le otorgó el derecho a los representantes de la CONCACAF de organizar la Copa Mundial del 2026, que se celebrará con 48 selecciones.

No fue una gran sorpresa, sino más bien la confirmación de que la denominada Candidatura Unificada, integrada por México, Estados Unidos y Canadá era la mejor de las dos opciones que se presentaron, junto con Marruecos, buscando el derecho de organizar la Copa del Mundo del 2026, y así fue reconocido por el pleno de los miembros de la FIFA, quienes votaron de manera contundente 134 votos a 65, para confirmar que no había duda sobre cuál era la mejor propuesta.

Casi como si fuera el número estelar de un programa de televisión (que sí lo fue) en el Congreso de la FIFA celebrado en el gigantesco Expo Centre de la capital rusa, y que incluyó un acalorado debate entre sobre los Derechos Humanos, al final de la jornada y por vía electrónica, 200 asociaciones nacionales votaron, una decidió no elegir a ninguna de las dos propuestas (Irán) y tres se abstuvieron (Irán, Cuba y España), del total de las 204 con derecho a sufragar, y que lo hicieron de la forma más moderna, desde sus asientos en el salón del Congreso, en una ventana de 15 segundos, tras los cuales, y casi sin ningún protocolo, Gianni Infantino, presidente del organismo, anunció la candidatura ganadora.

De esta forma y luego de siete ediciones celebradas en Francia, Corea-Japón, Alemania, Sudáfrica, Brasil, Rusia y Qatar, Norteamérica volverá a ser sede de una Fase Final del Mundial luego de la Copa celebrada en 1994 en Estados Unidos, y será la primera vez que 48 selecciones nacionales participen en el evento.

GUERRA POLITICA…. Durante las horas previas a la celebración de la elección, se habló de forma insistente de la injerencia de la política y la forma en la que mandatarios como el Rey de Marruecos, el Emir de Qatar, el Rey de Arabia Saudita y hasta el presidente de los Estados Unidos, habían participado de diferentes formas presionando, sugiriendo o recomendando a las dos candidaturas en la forma que más les convenía, aunque el presidente de la FIFA, Gianni Infantino dijo que de ninguna manera había sido una decisión política.

Lo que parece haber convencido más a los votantes, todos los afiliados del organismo y que por vez primera pudieron sufragar para decidir el futuro del evento, fue la escalofriante cifra de once mil millones de dólares que prácticamente garantizó la Candidatura Conjunta como ingresos definitivos para la FIFA, más allá del futbol y sus alcances.

Los presidentes de las Federaciones de Estados Unidos, Carlos Cordeiro, de México, Decio de María Serrano y de Canadá Steve Lee, se abrazaron entre sí al escuchar las palabras de Infantino haciendo válida la selección que requería mayoría simple, es decir, 50% más un voto, pero que decidida más que por la votación en bloque, por el convencimiento de quienes tuvieron finalmente en sus manos el destino del evento a celebrarse en 2026 y para el cual, el Estadio Azteca en Ciudad de México, albergará por tercera ocasión en la historia, el partido inaugural de una fase final.

Tanto Cordeiro como De María explotaron en una emoción que llegó a las lágrimas, y el primero dijo que era un “increíble privilegio el ser anfitrión del evento deportivo más importante del mundo”.

ORGANIZACIÓN. Estados Unidos albergará 60 de los 80 partidos que serán disputados, mientras que México y Canadá organizarán 10 encuentros, la mayoría de ellos de las dos primeras rondas, al recibir dos grupos de tres equipos cada uno, y las dos confrontaciones resultantes de las combinaciones de primero y segundo lugar que se cruzarán entre sí en la ronda de 32avos de final. A partir de la segunda ronda de eliminación directa, todos los encuentros se realizarán en las 11 sedes que resulten elegidas de entre las 16 que propuso Estados Unidos.

El Mundial del 2026 será el primero en ser organizado por tres países luego de la ya lejana experiencia que se dio con dos en Corea-Japón 2002, y la final del evento será disputada luego de un máximo de 32 días de competencia en el Met Life Stadium de Nueva Jersey inaugurado en 2010 y que es la casa de los Gigantes y los Jets de Nueva York de la NFL, con capacidad para 82,500 aficionados.

EN BUSCA DE APOYO. Desde abril pasado los dirigentes más importantes de las tres federaciones ahora ganadoras y miembros prominentes de la Concacaf se fueron a vivir a Londres para desde ahí poder realizar una mejor labor en su cometido de visitar tantos países como fuera posible lo mismo en Europa que Asia y el Oriente Medio y algunas de la parte sur de África, alcanzando a visitar 150 países de los 211 que podrían haber participado en la elección como miembros de la FIFA.

De esta manera, la batalla por hacerse de la organización del Mundial del 2026 llegó a su fin, luego de que Marruecos se hubiera integrado a los aspirantes en el último día en que podía haberlo solicitado en agosto del año pasado, con una votación de apenas 15 segundos y un anuncio del presidente de la FIFA, casi tan breve como la votación.

La idea de que el Mundial regresara a Norteamérica fue del ahora presidente de la CONCACAF, Victor Montagliani y quien fungía como titular de la Federación de Canadá ante Sunil Gulati entonces a cargo de la US Soccer, en la mesa de una reunión en Vancouver hace siete años y que le costó a Estados Unidos más de 6 millones de dólares en gastos de representación. Gulati aceptó comprometerse sólo después de platicar con Decio de María, presidente de la Femexfut y Emilio Azcárraga, presidente de Grupo Televisa.

Al asegurar una utilidad neta de 11 mil millones de dólares a la FIFA, eso significa que cada una de las naciones afiliadas al organismo recibirán un mínimo de 50 millones de dólares cada una, lo cual pareció ser el argumento definitivo en la elección, mucho más allá del futbol.

En caso de que Marruecos hubiera ganado, habría tenido cuatro años menos que los 13 que le dio la FIFA a Qatar para prepararse para el 2022, y hubiera tenido que construir nueve estadios y renovar otros cinco. En cambio, ahora, este país africano ha perdido en cinco ocasiones presentando su candidatura, una de ellas en 1994 precisamente frente a Estados Unidos, el verdadero motor de la realización de la Candidatura Unificada.