web analytics


RC Deportes

Poca lealtad y mucha fama…

AP

MIS CARTAS DESDE RUSIA

EDGAR VALERO BERROSPE EN MOSCU

Dos hechos me han movido a reír un poco después del ajetreado trayecto que nos ha traído a tierras rusas, primero a Moscú y luego en la larga ruta ferroviaria de la capital rusa a Kazán. Primero, que Juan Carlos Osorio, con la ayuda de un traductor, se diera el tiempo de tener una plática exclusiva con periodistas rusos a los que confesó que si le interesaría venir a dirigir por estos rumbos, siempre, claro, que haya una buena oferta.

Sabemos que Osorio no es ingenuo. Y seguramente algunos de sus asesores, esos mismos que lo llevaron a negociar un espléndido contrato con la Federación Mexicana de Futbol lo habrán alertado que, como señalamos en otra nota, si Rusia está dispuesta a pagar 41 mil

millones de dólares en la construcción de estadios, infraestructura y todo lo demás en la realización de la Copa Mundial, seguro les quedaran unos tres o cuatro para hacerle una buena oferta que ratifique su pasión por la Federación de Rusia (nombre oficial de este país).

Tal vez Osorio quiera ver cheques como los que le pagaban a Fabio Capello, que llegó a ser uno de los técnicos mejor pagados del mundo, o a sus antecesores holandeses Dick Advocaat o Guus Hiddink, que sí, también acertó usted, fueron de los mejor pagados en su momento. Después de todo, ya lo dijo el General Álvaro Obregón, “no hay nadie que aguante un cañonazo de 50 mil pesos” o más, y si es en dólares, mejor.

El otro tema es que, seguramente en la desesperación de que Alemania dejó de ser una gran noticia por venir con jugadores alternos, que Camerún, el irresponsable Camerún de hace tres años en el Mundial, se coló como campeón de África, y por más que he mirado en diferentes direcciones en las calles moscovitas, no, no he podido ver a mucha gente de raza negra, y que finalmente, hasta dos selecciones de la geográfica Oceanía se dieron cita en este evento, Australia y Nueva Zelanda; todo eso ha provocado que México sea noticia en Rusia.

Esta vez no es por los gobernadores desaparecidos con una “lanita” estafada que se buscan hasta en estas latitudes, ni por el narco, es por el futbol. Porque sí, ya sabemos que viene Cristiano Ronaldo, pero para fortuna del Tri, viene “un poco preocupado”, pero nada más “un poco”, después de que la Hacienda española lo ha acusado de defraudar más de 14 millones de Euros.

Esta “pequeña” desconcentración podría provocar que mañana ante México en Kazán no esté tan concentrado como debiera y nos otorgue cierta ventaja. Además, algo debe haber contra él en estas tierras que se habla más de los alemanes, los chilenos y, los mexicanos, que de Portugal quien continúa hasta este día, como el gran favorito para ganar la Copa Confederaciones.

Más aún, pareciera ser que el interés en el partido ante México ha sido particularmente exaltado por la prensa de este país, no de ahora, sino de dos años atrás, cuando Tuca Ferretti actuó como técnico interino y consiguió el boleto para la escuadra tricolor allá en Pasadena. Muchos medios han insistido que el “partido más interesante de la Confederaciones” es el México-Rusia que se celebrará el día 24 en Kazán.

He podido entender entre cirílico y unas cuantas fotos, que el “Chicharito” es famoso, pero no tanto como Andrés Guardado o Héctor Moreno, quienes siendo jugadores del PSV Eindhoven anduvieron aquí muy cerca hace unos meses en la Champions, para verse las caras con el Rostov, de la Ciudad de Rostov On-Don, que es una sede mundialista pero que está en el camino hacia Sochi, en el sur de la Rusia Europea.

También han venido otros jugadores con el Porto y el Benfica, pero según entendí, Guardado es altamente valorado y eso contribuye a la expectación de un partido, “el más atractivo”, insisto según los medios locales, de todo el torneo, que busca razones o pretextos, lo que sea, para explotar interés en una competencia, cuyo verdadero valor para los rusos, es dejar en claro que si están listos a menos de un año de la celebración del Mundial.

Así que a la “fama” que le crearon al Tri por acá, más las varias decenas de miles de aficionados que hemos podido ver lo mismo en aviones, trenes, autobuses, estaciones de tren, aeropuertos, y en las calles tomándose la foto en el Kremlin, nos sentimos un poco como en casa, tal eso sea lo que también le está moviendo a Osorio a decir “¿Y por qué no? Y si pagan bien, mejor…