web analytics


RC Deportes

México quiere sumarse a la fiesta de “tumba-gigantes”

AP

EDGAR VALERO BERROSPE EN SAMARA

La primera gran sorpresa fue la eliminación de Alemania, a la que el Tri le dio un buen empujón, Argentina y Portugal se fueron en la misma jornada y se sumó ayer España, con lo que la lista de favoritos para Campeón Mundial se redujo a Francia, Bélgica y Brasil y los tricolores podrían contribuir a la lista de sorpresas.

Ahora o nunca. Así se podría resumir el momento anímico de Rusia 2018, a donde los gigantes dejaron de serlo y donde los grandes favoritos para ser campeones mundiales se han ido yendo uno tras otro en una espectacular procesión a la que el equipo mexicano está en condiciones de aportar otro mayúsculo protagonista si es que finalmente es capaz de dar el gran salto al quinto partido, para lo cual deberá dejar en el camino hoy, en la Arena Tamara a Brasil.

El Tri se mide a un Brasil titubeante que logró su boleto a los octavos de final sólo cuando pudo hacer dos goles en los últimos instantes de su tercer partido ante Costa Rica, después de un exasperante cero a cero que puso de manifiesto que, así como Portugal no es únicamente Cristiano o Argentina no es sólo Messi, Brasil no es sólo Neymar. Claro que del lado tricolor las cosas tampoco estuvieron tan sencillas luego de cargar con un categórico revés ante Suecia que conquistó el liderato del Grupo superando por diferencia de goles al equipo de Juan Carlos Osorio.

La “marcha” mexicana continuará en esta jornada, ahora en una excursión hacia el sureste de la Rusia Europea, en esta bellísima ciudad de Samara, a donde el Tri se presenta, como sucede casi cada cuatro años desde hace 24, como víctima del rival en turno en los octavos de final, pues exceptuando aquel olvidable capítulo de Jeon-Ju en Corea del Sur cuando el rival fue Estados Unidos y México el favorito, nunca el cuadro tricolor salió con las apuestas a su favor, no ante Bulgaria o Alemania, no ante Argentina ni Holanda, y aunque a casi todos ellos los tuvo en un puño, no se pudo concretar el sueño que anhelan millones  de aficionados en el país, de ver al equipo mexicano en los cuartos de final fuera de México, pues las dos ocasiones que se alcanzó esa ronda fue jugando en casa y en 1970 fue un simple cuarto partido en el que nos pulverizó Italia 4-1.

Brasil junto a Francia y Bélgica sobreviven hasta el momento como los favoritos para coronarse campeones mundiales, los galos ya solventaron su compromiso en el show de los goles ante Argentina y los otros dos, los cariocas y los belgas, ahora están en camino o de no verse las caras si es que México se interpone en el camino, o de eliminarse entre ellos en los cuartos de final ya que quedaron instalados en la misma parte del bracket de eliminación directa.

Es decir, Brasil o México serán el rival de Bélgica que, por lógica, en el Mundial sin lógica que estamos viviendo debería de derrotar a Japón que se coló con la histórica transformación reglamentaria aplicada por la FIFA, dándole prioridad al Fair Play como criterio de desempate.

Todo importante que ha ganado México en el futbol internacional, lo ha ganado a costa de Brasil. Así nos coronamos campeones de la Copa de Oro dos veces, Campeones de la Copa Confederaciones, Campeones Mundiales Sub-17 y hasta Campeones Olímpicos. Los pavorosos antecedentes de las goleadas que el alguna vez llamado Scratch Du Oro quedaron sepultados hace 58 años que han transcurrido desde la última vez que Brasil le metió un gol a México en un Mundial, en el legendario Estadio Sausalito de Viña del Mar.

Hace cuatro años en Fortaleza, México se lució ante los locales y les arrebató un empate sin goles con un Guillermo Ochoa convertido en un gigante bajo el marco mexicano y por cómo se ven las cosas, el portero del Tri parece estar en condiciones de repetir, como ocurrió en Brasil 2014, como uno de los mejores arqueros del torneo, al menos así marcan la cantidad de atajadas que ha tenido en Rusia 2018, lo que a su vez refleja que de ninguna manera fue sencillo derrotar a Alemania y Corea.

Juan Carlos Osorio no dejó abierta la puerta para las especulaciones sobre la alineación, aunque es evidente que regresará a su línea de cinco defensores, o cuatro con un medio escudo que podría ser de entrada Rafa Márquez, entendiendo que el propio técnico nacional dijo que se había equivocado en la forma en que planteó el partido ante Suecia.

De la alineación que presentó Miguel Herrera hace cuatro años, hoy podrían repetir Ochoa, Rafa Márquez, Héctor Moreno, Miguel Layún, Héctor Herrera, Andrés Guardado y Giovani Dos Santos, e incluso Oribe Peralta, aunque se ve mucho más probable que inicie de nueva cuenta Javier Hernández como centro delantero del equipo mexicano.

Vale la pena señalar que los primeros siete, ya han derrotado al equipo brasileño en partidos de instancia definitiva, de hecho, todos se coronaron campeones de algo superando a la escuadra carioca.

Después de que Uruguay echó a Portugal, Francia a Argentina, Rusia a España y entre México y Corea a Alemania, a nadie debería de extrañarle que hoy Brasil pudiera llegar a despedirse del torneo, después de todo, a diferencia de Argentina que no ha ganado hasta en las canicas, Brasil se ha convertido en un cliente de lujo de los equipos mexicanos.

Default