web analytics


RC Deportes

Las “equivocaciones” de la FIFA

AP

MIS CARTAS DESDE RUSIA

EDGAR VALERO BERROSPE EN MOSCÚ

 

Si es que entre mis amables lectores tengo algunos nacidos en Rusia, seguramente dejarán de seguirme tras leer esta columna, pero es que la verdad, y aunque durante toda mi vida me he resistido a aceptar lo de las pelotas calientes, frías, tibias y demás en los sorteos del Mundial, la verdad es que esta vez las casualidades han llegado a un grado extremo….

Yo sé que en Rusia los millones de aficionados al futbol, que son muchos, deben estar muy contentos por el hecho de que su selección, la que no había ganado un partido desde octubre del año pasado cuando se impuso a Corea del Sur, haya avanzado a los cuartos de final de su Mundial contra todos los pronósticos.

Entiendo que el Grupo “A” estaba “papita”, pues Arabia Saudita y Egipto con todo y Mo Salah, no eran dos selecciones que estuvieran en condiciones de pegarle un susto a nadie. Digo, es como si el equipo de Sexto “A” jugará con Messi de refuerzo y por ello fueran favoritos a ganar el Mundial Estudiantil, como si los demás equipos, donde juegan once elementos de similar nivel entre sí, no tuvieran la aspiración de derrotar, todos juntos a Messi. Y claro, la presencia de Uruguay que con mucha categoría le pegó un 3-0 contundente a los rusos, puso las cosas en orden por un momento. Pero sólo un momento.

Porque, aunque hayan corrido a Julien Lopetegui como técnico de España, no era como para que los campeones del mundo del 2010 y bicampeones de Europa se hubieran desmoronado como le sucedió al grado de haber calificado en primer lugar sólo por diferencia de goles respecto a Portugal. España no es el campeón de Europa actual, pero fue campeón en la antepenúltima y la penúltima edición de la Eurocopa y la verdad es que ellos sí, y no México, vinieron a hacer el papelón.

Pero en el “acomodo” de los contendientes, que incluyó la casi inexplicable posición de Polonia como cabeza de serie y la misteriosa conformación de los grupos, aunada a resultados insólitos, ya no diga usted el 1-0 de México a Alemania, no. ¡El 2-0 de Corea a Alemania!, y las fallas en momentos decisivos de Ronaldo y Messi para anotar sendos penales, provocaron que cuatro de los siete grandes contendientes para llevarse la Copa del Mundo, fueron eliminados en un dos por tres.

Eso sí, para consuelo y desconsuelo de los admiradores y denostadores de Cristiano y Messi, los dos se fueron el mismo día y casi a la misma hora, sin poder hacer valer su condición de súper estrellas del futbol mundial.

Vale la pena, como un pequeño detalle, decirle que a la par que se fueron decenas de miles de aficionados de las 24 selecciones eliminadas, ha quedado una especie de vacío en el ambiente, pues ya le explicaba que Rusia, y en particular Moscú, son tan grandes, que se devoraron al Mundial, que se siente cerca de los estadios, pero vamos, ya ni en el metro de la ciudad se ven las legiones de aficionados con caras pintadas, banderas y camisetas para apoyar a sus equipos.

En la televisión, muy normal de Rusia, no hay decenas de anuncios relacionados con el Mundial, de patrocinadores que no tienen nada que ver con el Mundial, pero que se cuelgan a ver que sacan. No hay “el colchón oficial del Mundial”, la “baguette oficial del Mundial”, el “condón oficial del Mundial”, la “olla express oficial del Mundial”, ni “el Mundial de tus sueños” o “el Mundial del Amor”, “el Mundial de los precios bajos….” No, nada de eso. La inversión es mucho muy racional.

Y a qué viene esto, pues al hecho de que, si sigue habiendo Mundial en Rusia, se debe a que su equipo aún está, haré énfasis en “aún está”, porque no creo que Croacia vaya a ser tan incompetente e inoperante como fue España. Y si se van los rusos, el vacío va a ser monumental.

Si ya sabemos que de un lado lo mejor que habrá será la semifinal con cara de final entre Francia/Urguay y Brasil (perdón si algún belga también me lee), el atractivo se confirmará que se quedó muy temprano en la fase de Grupos y en los octavos de final.

Rusia 2018 no pretendió nunca ser un negocio para el Gobierno de Putin, y de hecho no lo es, pero si además de que no es negocio, tampoco termina por ser recordado como uno de los mejores Mundiales de la historia, lo cual ya ha sucedido, Rusia 2018 no es el mejor Mundial de la historia…Y no lo va a ser y sin selecciones de prosapia y abolengo futbolero, creo que podría llegar a a ser hasta uno de los peores de la historia. Las combinaciones aún podrían salvar a Mundial si los ingleses ganan los cuartos de final y por vez primera una semifinal desde 1966 y enfrentan o a Francia o a Brasil, o en una de esas a mi Caballo Negro, Uruguay.

Pero si Croacia, Suecia o Rusia se cuelan, nos costará mucho trabajo hablar bien del evento en lo deportivo. Porque en lo demás, gracias a los 42 mil millones de dólares que desembolsó el gobierno, nadie podemos quejarnos de casi nada. Ni siquiera los que les tocó viajar en tren sin aire acondicionado de Moscú a Rostov y de regreso. El tren seguramente olía mal, pero no tanto como este extraño “acomodo” de los equipos en el sorteo… Lo increíble es que los “Fifos” no se hayan dado cuenta… Aún…

Default