web analytics


RC Deportes

La travesía del Tri

AP

(O, “favor de abrocharse los cinturones”)

 

PARA QUE QUEDE CLARO

Se viene para la Selección Nacional una temporada alta, y no por el verano, sino por la cantidad de partidos que va a jugar en los próximos dos meses. La historia comienza el día 24 con el primero de los dos duelos amistosos, los dos de la Eliminatoria Mundialista, la Copa Confederaciones y finalmente la Copa Oro…

Juan “Cambios” Osorio anunció ayer una lista que en teoría es la lógica. Y seguirá siendo lógica en la medida que los jugadores sean alineados en las posiciones normales y no en donde se le ocurra al técnico del Tri, dependiendo la hora del partido, la ciudad donde se realizará, la temperatura esperada y lo que hayan comido los muchachos las 48 horas previas a los partidos.

Traer a la artillería pesada lo antes posible no parece ser una misión complicada, considerando que la Copa Confederaciones y por supuesto los duelos eliminatorios son la prioridad, y todos los partidos de estas dos asignaturas se jugarán en junio.

Mucho le servirán al Tri los duelos ante Honduras y Estados Unidos para llegar aceitado al duelo inaugural contra Portugal, sobretodo porque entre el Domingo 11 que es el duelo ante Estados Unidos y el Domingo 18 cuando jugaremos ante los lusitanos, está el traslado, bastante largo entre México y Moscú, que ya no se puede hacer directo sino con escala en Nueva York o alguna ciudad europea, y finalmente tras la escala, el viaje de casi dos horas con destino a Kazán.

Una semana que se convertirá en apenas cuatro días además del cambio de horario. Muchos de los convocados en la lista de los 23 vienen de Europa, es más, son casi todos, excepto por Giovanni, y tendrán un viaje redondo a México para regresar al Viejo Continente, lo cual es desgastante.

Aunque muchos puedan llegar directo a Estados Unidos, a alguien no muy brillante, se le ocurrió que los duelos amistosos fueran en Los Ángeles y en Nueva Jersey, en una perfecta diagonal que implica un traslado primero a California de casi cuatro horas, y luego, en el mejor de los casos, otro vuelo de cinco horas hasta New Jersey, y claro, el regreso a México de otras cinco horas.

Pero aquí le pongo un ejemplo de lo que puede ser ese mes de junio para nuestros muchachos que vienen de Europa. Por ejemplo, el “Chicharito” por citar un caso, volará primero de Dusseldorf o Colonia a Frankfurt, de ahí a México, luego a Los Ángeles, luego a Nueva Jersey, luego a México, luego a Nueva York o París o Frankfurt o Ámsterdam (considerando que Aeroméxico es una especie de patrocinador del Tri), luego a Moscú y luego a Kazán y ya llegamos a la Confederaciones… Pero…

De Kazán irán a Sochi, y de ahí a Kazán, y si avanzamos en segundo, otra vez a Sochi, y luego si avanzamos a la final, a San Petersburgo… Y deberá regresar a casa, habiendo recorrido entre el 22 de mayo y el 2 de Julio en el mejor de los casos, 39,947 kilómetros, algunos más, algunos menos, que significa 1000 kilómetros diarios si promediamos el asunto.

Esperamos que esto no vaya a “agotar” a gente como Héctor Moreno, Miguel Layún, Andrés Guardado, Diego Reyes, Raúl Jiménez, Jesús Manuel Corona, Héctor Herrera, Carlos Salcedo, Guillermo Ochoa, Marco Fabián, Carlos Vela y Jonathan Dos Santos, además del ya mencionado Javier Hernández; quienes vienen del Viejo Continente, y mire que por ser usuarios de lujo, no les vamos a contar los traslados a Cuernavaca, esos, ya ante el imponente número de kilómetros aéreos, como que no van a hacer gran diferencia.

Van a ser 40 días muy intensos, no sólo por el futbol, sino por los viajes y a pesar de eso, la exigencia es ganar los amistosos, ganar los duelos de la eliminatoria y por lo menos jugar las semifinales en Rusia. No es poca cosa, si a eso aún quiere agregarle Osorio algunos cientos de metros más a los jugadores del Tri, cambiándolos de banda o de línea, creo que será muy agotador.