web analytics


RC Deportes

La traición al boxeo…

AP

(Un “muerto” muy “vivo”)

 

PARA QUE QUEDE CLARO

Yo no me voy a sumar de ninguna manera a la farsa que se montó para el próximo sábado en Las Vegas, donde él alguna vez, fulgurante esteta de los rings, sin duda, el mejor de una o varias épocas, Floyd Mayweather Junior, se medirá a otro farsante escandaloso como él, el ex peleador de las artes marciales mixtas Connor McGregor.

Si, habrá mucho dinero de por medio. Poco boxeo y mucho morbo. Hace muchos años que Mayweather dejó de boxear. De aquel prodigio de facultades, de velocidad, de insultante rapidez mental, de explosividad para vociferar y de una brutal puntería y un endemoniado estilo que sacaba de sus cabales a quien fuera, no queda nada. NADA. Así, con mayúsculas.

Subirse al ring a hacerse “el listo”. Venderse como si siguiera siendo el espectáculo en calzoncillos que alguna vez fue, no va. Los verdaderos aficionados al boxeo no lo merecemos. Insulta. Ofende. (ya sé que son casi sinónimos). A mí me enoja, me hace desear que algo pasara para que este circo no se lleve a cabo. Bueno, que al final del día, circo si es el boxeo, porque se disputa en una pista que se llama cuadrilátero.

Me ha preguntado mucha gente que a quien le voy. Me piden mi opinión como “experto en boxeo”. No la puedo dar. Porque lo del sábado no será boxeo. Será un show de otro tipo. Montado para beneplácito de un público que no quiere ver un espectáculo de puños, sino una especie de actividad circense que no tiene nada que ver con el arte de la defensa.

Ver a dos veteranos, uno de 40 años y otro de 39, donde el “novato” que debuta lo hace en un evento estelar ganando 20 millones de dólares que de otra forma jamás hubiera visto juntos, en otro tiempo hubiera sido duramente criticado por todos los que hemos vivido cerca del boxeo toda la vida… Pero los tiempos cambian. McGregor, nacido en Irlanda es otro tipo de peleador. Pero le ha funcionado a Mayweather para la promoción. Y para ganarse otra vez un montón de millones de dólares.

Seguro que allá en Dublín, McGregor se entrenó corriendo atrás de una motocicleta, porque seguro sabe que no va a haber pelea. No de parte de su rival. Lejos de eso, será una persecución en la que sale sobrando, McGregor no va a poder ponerle los guantecitos de 8 onzas encima a su rival.

Pero siempre ha habido vivales que aprovechan la nobleza de un deporte espectáculo como el boxeo. Y Mayweather aprendió el negocio, incluso mejor que Oscar de la Hoya, quien, a su vez, aprendió de Bob Arum.

Pero a nadie le importa. La pelea o lo que sea que se pueda llamar, será transmitida en México por más cadenas y televisoras que ni siquiera la más vista de las peleas del gran JC Chávez. Y estas cadenas han estado “atascando” su programación con enlaces remotos que no nos dan una sola noticia “Nueva”.

Lo peor de la historia vendrá el sábado en la noche cuando volvamos a ver otro montaje como el de la “pelea del siglo” entre el propio Mayweather y Manny Pacquiao. Pero la gente habrá pagado para entonces, decenas de millones de dólares en conceptos que estén de una forma u otra enlazados con la confrontación.

Muchos países en vivo, muchas transmisiones, pero nada de eso garantiza que vayamos a tener algo digno que ver. No es la primera vez ni será la última. Pero habiendo vivido cerca del boxeo o en el boxeo toda mi vida, este tipo de aberraciones me indigna. Pero mientras haya quien pague por ver este espectáculo corriente de dos “valentones” que espantan por la cantidad de babosadas que son capaces de expresar en tan poco tiempo, seguirá sucediendo.

Y Mc Gregor podrá decirle a sus nietos algún día, que debutó en el boxeo ganando el dinero que tres generaciones de su familia van a seguir gastando cuando él ya se haya muerto, y todo, porque un buen día se le ocurrió que era una buena idea insultar a otro, que estando “muerto” para el boxeo, seguía sintiéndose muy “vivo”… Que gane el que sea, la verdad ¡me vale!…

Default