web analytics


RC Deportes

La lógica en el discurso de Osorio

AP

(Usted no tiene que estar de acuerdo)

 

PARA QUE QUEDE CLARO

Cuando Ricardo Antonio La Volpe enfrentó a la prensa que de pronto intentaba reventarlo y acabó diciendo que se trataba de una prensa “ignorante”, siempre he dicho que tenía razón. A Ricardo se le criticó todo lo que fuera posible y cuando no había nada que criticarle, había quien le buscaba. La relación con la prensa se volvió un tormento y, de cualquier forma, insistí que le pagaban por dirigir, no por hacer amigos. Y eso, dirigir, lo hizo muy bien.

Juan Carlos Osorio es la cara opuesta, cuando lo tiene uno de frente, se vuelve un tipo amable, enfático, como diría un amigo mío, es una especie de “encantador de serpientes” al que le fluyen las ideas de forma natural. Todo el mundo lo señalamos, o casi todos, lo criticamos porque no nos convence con lo que hace en la cancha, pero de pronto parece haber entrado en un “mood” donde la lógica prevalece y sus explicaciones resultan convincentes, por eso, por lógicas, por razonables. Es como si tuviéramos enfrente a una persona distinta a la que cotidianamente dirige al Tri.

Ayer que tuve la oportunidad de platicar con él (previa invitación que agradezco a la FMF), argumentó y en forma clara, las bases de su proyecto con la Selección Mexicana. Del Juan Carlos Osorio que ya había entrevistado en otra ocasión en mi programa de radio, no quedaba nada. Las explicaciones aburridamente técnicas sobre los desplazamientos de los jugadores en la cancha han desaparecido casi como por arte de magia.

Ahora nos habla de un proyecto cuyas piezas, según pude ver, ha ido juntando de forma muy meticulosa. El trabajo de cancha lo ha dejado justo para esos días, los de cancha, y en cambio se ha ocupado de armar un intrincado sistema que abarca, según yo, casi todo.

Entrenamientos personalizados que no existen como tal, al menos en la forma en que fueron preparados para el Tri, en ninguna parte del mundo. Una cuidadosa planeación que incluye, de lejos, un montón de aspectos de toda índole como traslados, cuidados de los familiares de los jugadores, un cuidadoso discurso en el que no agrede, no critica a nadie, enfatiza, pero sólo en sus temas, deja que las cosas que generan polémica se vayan. No necesita más polémica cuando el problema que tiene es que su equipo pasa por un pésimo momento en lo individual.

Hablar con cada jugador, supervisar que haya una forma de apoyarlo a la distancia, convencerlos de dedicarle un tiempo extra en su jornada a su plan de trabajo, y tratar de elegir basado en parámetros que podrían no ser convencionales, quien conformará su lista definitiva.

Faltan menos de cinco meses para el debut en Rusia 2018 y es fácil advertir que está tratando de sacar algo positivo de las complicaciones con que se ha topado. Según nos dijo, ha hablado con todos sus jugadores de una forma u otra, pero a nadie le ha garantizado que tenga un lugar en la lista definitiva de los 23 que irán a Rusia. Pero si les ha dado huellas que seguir para tener mayores posibilidades de ser incluidos.

Según asegura Osorio, el grupo que tiene a su disposición, no sólo tiene una gran experiencia, sino que se trata de jugadores cuyo valor va incluso más allá de lo que hacen en la cancha, cuyo compromiso con la Selección Nacional, le ha reportado grandes satisfacciones, pero más que a él, al futbol mexicano. Ha dejado de dedicarle tanto tiempo a los reveses que sufrió el equipo nacional, y se ocupa, según hemos visto de temas más relevantes que le ayuden a salir adelante de esta situación.

Se atrevió a pedir prestados algunos jugadores, muy específicamente nos habló de Omar Govea a quien su equipo, el Mouscron de la Liga de Bélgica, declinó ceder para amistosos fuera de fechas oficiales, pero al menos ha hecho el intento, algo que no se sabía y que habla de planeación y de la búsqueda de soluciones.

El crucigrama que enfrenta el colombiano al frente del Tri, tiene aspectos que tal vez pocos pudieron haber previsto, delanteros que no anotan, defensores que no defienden, porteros que reciben más de los goles razonables y, sobre todo, una desesperante inactividad.

El consejo a los que no juegan, pero que sus equipos no ceden, es de gran importancia. “Si no juega, pero su equipo no lo presta, significa que aún lo tienen en planes, entonces debe de entrenar a tope, para que no sólo estén en la plantilla, sino que fuerce a que lo pongan en la cancha”, nos comenta que les ha dicho a algunos jugadores…

Su discurso suena lógico, finalmente lo escuchamos decir lo que siempre hemos creído, y no sabemos si es el resultado de dos tremendos golpes que ha tenido la Selección bajo su mando, pero, si todo lo que nos ha contado, será aplicado de aquí al Mundial, creo que tenemos esperanzas de salir bien librados.

Alguien le preguntó en la conferencia de prensa de ayer que si ¿México tiene posibilidades de ser campeón mundial?, y su respuesta sin vacilar, fue “sí, si tenemos posibilidades”. Me pareció una respuesta que necesita ser retransmitida a todos los rincones del territorio nacional. Si el técnico del Tri no creyera en su equipo, aunque acepte las limitaciones o el nivel de competencia que tiene y no fuera capaz de contestar con la firmeza que lo hizo ayer Osorio, simplemente debería irse a dirigir a otro lado…

Me ha quedado claro que, aunque México no es candidato a campeón mundial, al menos, tenemos un técnico que confía en su grupo, que cree que aún está al alcance una participación más allá de digna. Que parece cambiar de opinión de su manejo del equipo en la cancha y que ve con mucha lucidés lo que le viene de frente. “Enfrentar al mejor de una vez, no siempre se tiene la posibilidad de enfrentar al campeón mundial (y menos en un Mundial, le agregaría yo), pero tengo claro que lo que suceda en ese partido es crucial, por eso no hay duda, tenemos que ir con todos nuestros mejores hombres”.

Yo no sé si Layún llegue a jugar en la banda izquierda y Guardado será interior (desplazando muchas posibilidades junto con Jonathan Dos Santos de que “el otro Jonathan” vaya a Rusia, pero me consuela ver que Osorio está ocupando su tiempo previo a Rusia en apuntalar su proyecto que ya nada tiene que ver con los beneficios económicos de la Femexfut, sino con el verdadero ánimo de que el beneficiado, sea el futbol mexicano…

Esa es la impresión que me ha dejado, usted, por supuesto, no tiene que estar de acuerdo conmigo…

Default