web analytics


RC Deportes

La “buena mano” de Maradona

AP

(O, ten cuidado con lo que pidas…)

 

MIS CARTAS DESDE RUSIA

Antes de caer en las declaraciones de nuestro técnico nacional Juan Carlos Osorio en el Palacio del Estado del Kremlin en Moscú, me quiero remontar al Centro de Convenciones de Cape Town, en Sudáfrica el 4 de diciembre del 2009. Javier Aguirre era el técnico del Tri y en una entrevista que me dio para mi programa de radio me dijo que quería a Argentina en los octavos de final.

El “Vasco” estaba seguro que México superaría la ronda grupal donde enfrentó a Sudáfrica, Francia y Uruguay, en ese orden. Y así fue. Y avanzamos y también el “destino” le concedió enfrentar a Argentina, porque “ya es hora de cambiar la historia”. La mala pata fue que el “Conejo” Pérez rebotó un balón a un disparo de Messi y en fuera de lugar Tévez lo tomó y nos hizo el 1-0. Y cuando no nos acabábamos de recuperar, ya Osorio la había regado y provocado el 2-0…. Y no cambió la historia… Tampoco cambió en Brasil ante Holanda, por más que la gente siga diciendo que “no era penal”… Yo digo que sí, si era penal…

Y Osorio pidió a Alemania. No sé si fue un arrebato de egocentrismo como diciendo que no le teme a nadie, pero, cosa curiosa, el mismo Maradona que nos clavó la daga en Sudáfrica en aquel partido ante el equipo de Aguirre, tuvo, como dijera Gary Linecker “muy buena mano”, y la ocupó para ponernos en el grupo del Campeón del Mundo, Alemania. Si la misma Alemania que ha rotó los sueños argentinos en los últimos tres mundiales de manera consecutiva. De lo cual, por cierto, no somos culpables… De hecho, fuimos, al contrario, el banquito para que los sudamericanos se enfrentaran a los alemanes.

Pero a Osorio le cumplieron su deseo. No hay ningún equipo más difícil para enfrentar hoy en día en una Copa Mundial que el actual campeón quien, en su impresionante rotación, esta sí, de otro nivel, llevó a un cuadro que nos pasó por encima en Sochi con un 4-1 que no dejó dudas quien era mejor que quien.

Y por más que yo siempre le voy a México, siempre quiero que gane, el duelo ante los germanos es como la “crónica de una muerte anunciada”. No hay forma. Ni en una tarde inspirada del Chicharito o en una jornada diabólica del Chucky. Ellos son más de 30 jugadores de primer nivel, nosotros con algo de trabajo completamos los 23 de una nómina aceptable y competitiva.

Pero no tengo duda que ni Corea del Sur ni Suecia son mejores que México. Los europeos le preocupan al mundo del futbol en México, sólo habría que acotar que 15 de sus 19 puntos que le dieron el segundo lugar en su grupo, provinieron de triunfos ante Luxemburgo, Bielorrusia y Bulgaria y no fueron 18 porque perdió ante los búlgaros, pero eso sí, le ganó a Francia en casa. Con Holanda, la que está en reconstrucción, empató y perdió, así que fue por diferencia de goles que calificó al repechaje y sólo por el 8-0 ante Luxemburgo. Y todavía no sabemos si va a ir Ibrahimovich. Entonces, sin querer que se me cumplan los sueños como a Osorio, yo creo que México si avanzará a la segunda ronda. Después de ahí, ya no le prometo nada…