web analytics
RC Deportes

El Tri, leyendo entre líneas…

AP

PARA QUE QUEDE CLARO

Me gustó que el evento saliera un tanto del protocolo. La Selección Mexicana de futbol fue abanderada ayer por el presidente Enrique Peña Nieto, en un evento que tuvo solo cuatro discursos, el de Alfredo Castillo, titular de la CONADE, Angélica Rivera esposa del mandatario mexicano, Rafa Márquez y el propio mandatario.

Pero el evento, tuvo una especie de entrelíneas, por el simple acomodo de los jugadores del equipo nacional. Rafa Márquez estaba sentado a la derecha del presidente, fue presentado como capitán del Tri y con ello acabaron las dudas sobre si iba a ir o no al Mundial, en que papel y cuál es el estatus que guarda no sólo ante los aficionados, sino ante las autoridades del país. Si no hubiera certeza sobre lo que le ha pasado en el último año, ni hubiera sido convocado, ni hubiera sido presentado como capitán, no hubiera hablado ni tampoco lo habrían sentado junto al presidente. O sea, si va, aunque muchos pensaban que no debía y tiene todo el apoyo de quien tiene que apoyarlo.

A la izquierda de Angélica Rivera estaba Juan Carlos Osorio (que no fue requerido en el estrado) y junto a él, Guillermo Ochoa. O sea, que Jesús Corona y Alfredo Talavera, sin son tan abusados como suponemos, deben haber captado el mensaje. Memo será titular en Rusia.

Guardado estaba junto a Márquez y junto a Andrés, el Chicharito. O sea, el segundo capitán, y segundo jugador con mayor jerarquía en el Tri no es el delantero del West Ham, es el capitán del Betis y también va a Rusia. Junto a Ochoa estaba Layún, lo que significa que ha recuperado toda la confianza del técnico nacional y que será base del equipo mexicano.

Marco Fabián estuvo también en la primera fila, junto a Alfredo Castillo, el titular de la CONADE, lo cual también pesa. Marco entonces tiene pasaje hasta Moscú. Giovani y Ayala estaban en la escolta, entonces no hay duda que Osorio va a llevar al mayor de los Dos Santos y al defensor de los Tigres para que apuntalen al Tri.

Y si realmente el acomodo en las sillas tiene que ver con el futuro de los jugadores con la selección, si yo fuera Raúl Jiménez u Oribe Peralta, yo estaría algo preocupado, porque no estaban como que en los mejores sitios de la tribuna oficial.

Digo, sería muy cruel, y de hecho lo es, que alguien a quien vayan a bajar, le hubieran dado posición preponderante en el evento. De por sí ya es dramático el esperar la lista de los 23 cuando Osorio les pudo haber ahorrado a estos muchachos el trámite si hubiera apostado por tener un equipo titular y no el ahora mundialmente famoso sistema de las rotaciones, como para darle a alguien un “premio de consolación” para que fuera incluido en la escolta o sentado en la primera fila.

Me gusto eso de que “México los va a acompañar, no van sólos”, ya lo había dicho antes el propio Enrique Peña Nieto, y lo dijo en su momento Alfredo Castillo, y el asunto de la unidad del país, en tiempos políticos estuvo bien. Pero me quedo con la decisión de que los discursos salieran de forma espontánea y no con guión escrito para el teleprompter.

Y si el presidente dijo algunas palabras que sonaron mal, o si corrigió algunas otras, me gusta más eso, aunque muchos lo vayan a criticar, a una lectura sin sabor y sin sensibilidad. ¿Porque hablo Angélica Rivera?, porque su esposo es el presidente y se lo autorizaron, y creo que hizo bien. Esas son las cosas que humanizan y conectan. Como Rafa diciendo que estaba muy nervioso y Alfredo Castillo diciendo que esta vez las cosas serán diferentes porque el Tri ha trabajado para eso y los muchachos también van buscando, más que el quinto partido, representar dignamente a un futbolero país como el nuestro.

Pudimos descifrar, creo, algunas cosas, en una tarde atípica, soleada y muy calurosa, quedan sólo unas cuantas horas para que todo se haga oficial, pero de que ayer se despejaron muchas dudas, nadie lo puede negar.