web analytics
RC Deportes

El Rebaño tiene amnesia

AP

PARA QUE QUEDE CLARO

Las cuatro derrotas en el torneo que suma Chivas son una alarmante señal de que las cosas no van bien, y que lejos de verse una luz en el camino, Chivas se sigue hundiendo lentamente y que la mala racha que viene del torneo pasado, cuando no pudieron ganar en siete de sus últimos nueve partidos, se sigue extendiendo de manera dramática.

Al empezar la temporada pasada, Guadalajara llegó a sumar siete fechas sin conocer la victoria, sumando cinco empates y dos derrotas antes de que finalmente se impusiera al Pachuca 3-1, pasaron luego otras cinco fechas sin ganar y finalmente, en la recta final de la campaña, pudo hilar dos victorias ante Veracruz y Tijuana y cerró venciendo a León, lo que fue en ese momento, su tercera victoria en las últimas cuatro fechas de la campaña.

Aunque sabemos perfectamente que el Guadalajara “se desforzó” para este torneo, y ha terminado ya la primera tercera parte de la campaña y sólo pudo obtener un triunfo, ante Necaxa y el empate con el que abrió la campaña ante Toluca. Las tres muy buenas temporadas que ligó sumando 28 puntos en el Clausura 2016, misma cifra del Apertura 2016 y 27 en el Clausura 2017 cuando fue campeón, han pasado a un dramático conteo de sólo 18 puntos la campaña pasada en que acabó décimo tercero, considerando que nueve unidades las obtuvo en la última parte de la temporada y a un paupérrimo conteo de sólo cuatro puntos esta temporada.

Lo único que genera cierta lógica en los resultados de Chivas, es que ha enfrentado sin poder conseguir la victoria, a cuatro de los ocho mejores equipos del torneo, Toluca (7º. empate), Monterrey (3º. derrota), Puebla (8º. derrota) y Santos (4º. derrota), pero algo que no lo salva de ninguna manera, es que haya perdido sus tres partidos en casa este torneo, lo cual refleja una preocupante falta de personalidad, digo, y ya olvídese usted de los resultados, porque hay forma de perder y de perder. Y Chivas ha sido zarandeado en su patio y eso es inadmisible.

Y ¿quiere usted saber otra estadística peor?… La campaña pasada de nueve presentaciones ante su público, sólo ganó una, empató cuatro y perdió cuatro. Lo que nos dice que sólo salió con la cara en alto ante su gente en uno de los más recientes 12 partidos en el Estadio Chivas, lejos, muy lejos, de lo que acontecía hace un año, cuando sólo pudo ser vencido en casa en una ocasión en sus ocho presentaciones.

Hoy, entre los siete delanteros que tiene registrado el cuadro rojiblanco (quitado al lesionado Zaldívar), sólo suman cuatro goles, y dos de ellos fueron de Alan Pulido (450 minutos), uno de Carlos Cisneros (en 539 minutos) y otro de Ronaldo Cisneros (263 minutos). Isaac Brizuela quien ha estado en la cancha 234 minutos no se ha hecho presente y párele de contar porque los demás no han jugado, excepto por los siete minutos del chavo Godínez quien no ha regresado a la cancha desde el partido ante Necaxa en la fecha tres.

Hace unos días hablaba Matías Almeyda de la necesidad de un asesor, una especie, decía él de director deportivo, lo cual podría entenderse dadas las circunstancias, aunque me parece que más que un “alguien” que le ayude, lo que requiere el técnico del cuadro tapatío, es compromiso de sus jugadores.

Oswaldo Alanís que llegó a significarse tanto en el cuadro, apenas ha jugado 90 minutos ya sabemos por qué, Rodolfo Pizarro que incluso fue goleador en la temporada del título, se ha ido en blanco; Orbelín Pineda por las mismas, sin peso y sin gol; Salcido cuya experiencia fue fundamental, ha jugado en cuatro encuentros pero su aporte no ha sido un factor diferenciador; Ángel Zaldívar ya sabemos que estará fuera casi todo el torneo y en el caso de Eduardo López, el 10 de las Chivas ha tenido una gran cantidad de oportunidades para significarse, pero después del gol que le hizo al Toluca en la fecha uno y habiendo sido titular de 90 minutos en cinco de los seis duelos del Rebaño, simplemente no ha pasado nada más con él.

Probablemente no sea un asesor lo que necesite Almeyda, lo que necesita es que sus jugadores se comprometan y sean capaces de recordar lo que hicieron bien durante tres torneos y que les produjo incluso un título. Pero parece que el Guadalajara sufre de amnesia generalizada. No le veo por donde más.