web analytics


RC Deportes

Da Canelo una paliza al Junior

AP

Saúl Álvarez terminó con la polémica de manera rotunda y dejo al borde del retiro a Julio Cesar Chávez que no pudo conectar un solo golpe sólido al peleador tapatío.

 

EDGAR VALERO BERROSPE EN LAS VEGAS

No hubo polémica. No hubo emoción. No hubo pelea. Lo que hubo fue un concierto de golpes de parte del peleador tapatío Saúl “Canelo” Álvarez quien le dio una paliza auténtica a Julio Cesar Chávez Junior, que recibió más golpes que nunca en toda su carrera.

Los tres jueces entregaron la misma tarjeta de 120-108 a favor de Álvarez, quien se convirtió sin discusión en el amo del boxeo mexicano, terminando con las dudas que podría haber sobre si era o no el favorito del público. El abucheo que recibió el “Canelo” al subir al ring, se convirtió en el mismo abucheo que recibió el sinaloense quien no mostró absolutamente nada en el cuadrilátero.

Álvarez lo hizo parecer fácil. O tal vez haya sido fácil ante un rival temeroso, impotente, carente de estrategia, o siquiera de audacia para tratar de contener a un rival que se dio el lujo de ensayar todos los golpes que existen en el boxeo, sin tener que preocuparse de un contraataque de parte de su rival.

Toda la emoción, toda la energía que derrocharon los más de 20 mil aficionados que atiborraron la T-Mobile Arena de esta ciudad, se convirtió en una constante decepción conforme avanzaban los rounds y Álvarez repetía la dosis a su adversario.

Desesperante también fue ver que, en la esquina de Chávez, su tío Rodolfo era quien daba las indicaciones, equivocándose una y otra vez, mandando a Chávez a la distancia, donde nunca se sintió cómodo, mientras el experimentado Nacho Beristain, quizá ofendido porque en el camerino Julio Cesar Chávez padre se entrometió en las indicaciones y no dejó hablar a Beristain, decidió no meterse más y estuvo haciendo las veces de entrenador y asistente en la esquina…

Exceptuando el primer round donde pareció que se estaban estudiando, a partir de la campanada del segundo asalto, Álvarez se convirtió en el dueño del ring, peleó en largo, en corto, en las cuerdas, se salió de las cuerdas, atacó frontal, contra golpeó, se dio un festín en el que el Junior, quien argumentó que no se sintió fuerte al terminar la pelea, simplemente no pudo conectar un solo golpe de poder a su rival.

Conforme pasaron los rounds, Álvarez parecía drenar adrenalina, mientras que se consumía Chávez, primero sangrando de la nariz, luego con el ojo izquierdo casi cerrado, mientras que el “Canelo” se daba el lujo de quedarse parado los once minutos de descanso, dando muestras de que esta vez, a diferencia de cómo fue su carrera hasta hoy, se preparó a conciencia, hizo un trabajo inteligente, quizá esperando una mayor resistencia de su adversario, al que quiero separar de la estirpe de su padre, el gran JC, que terminó decepcionado, contrariado, molesto, indignado de ver la falta de combatividad de su primogénito.

Hubo un momento alrededor del décimo episodio en que pensamos que era mejor que detuvieran la pelea, porque el Junior, quien pareció llegar únicamente para cobrar sus casi 10 millones de dólares, estaba recibiendo ya un castigo salvaje, no continuo, sino a ritmo semi lento por parte de su rival, quien no se vio amenazado exceptuando cuando recibió un gancho de izquierda en el tercer round, quizá el único y mejor golpe de Julio Cesar en toda la pelea.

Al ver las condiciones en que concluyó el combate Chávez Junior, muchos coincidimos en que lo mejor que podría hacer es retirarse.

Álvarez quedó listo para enfrentar el sábado 16 de septiembre a Gennady Golovkin, esta vez sí, por el campeonato mundial de peso medio del Consejo.

 

Firmada la pelea contra GGG

El promotor Oscar de la Hoya confirmó, minutos antes de que empezara la pelea entre Saúl Álvarez y JC Chávez Junior, que en caso de que ganara el primero, estaba firmada ya la pelea contra el kazajo Gennady Golovkin para el sábado 16 de septiembre en este mismo escenario, la T-Mobile Arena.

Golvkin dijo que enfrentará con estilo mexicano (siempre se ha dicho admirador del boxeo azteca) al “Canelo” y que habrá una gran fiesta mexicana, “la fiesta que no hubo esta noche”, haciendo referencia a que el combate había carecido de emoción.

“Canelo lo hizo muy bien, pero ahora es mi turno. Lo felicito, pero con mi estilo mexicano enfrentarlo y derrotarlo en septiembre, será una nueva historia”.

Por su parte, Álvarez dijo que “No le tengo miedo nadie, le deseo buena suerte, pelea con pelea voy avanzando y contra Golovkin daré una gran pelea siempre el rival provoca que haya grandes cosas en las peleas (SIC)…”

Ambos peleadores reconocieron que esta será la pelea más grande sus respectivas carreras “Canelo será el mejor peleador al que haya enfrentado en mi vida”. Álvarez finalizó diciendo que “Es el reto más grande para mi… Es un peleador duro y será una gran pelea”.