web analytics


RC Deportes

Cruz Azul, problemas no significan causa perdida

AP

PARA QUE QUEDE CLARO

¿Hasta dónde le va a alcanzar el orgullo al entrampado grupo de jugadores de la Maquina de Cruz Azul? Puede ser la pregunta del millón. Porque en otro lado, el fuego ya habría alcanzado y tatemado al técnico, a los jugadores y por supuesto al Director Deportivo. Pero en el equipo Cementero las cosas son diferentes. Hoy y siempre.

Recuerdo unas palabras de Guillermo Álvarez, presidente de la Maquina diciéndome en una entrevista que le hice allá en las oficinas de la colonia Del Valle hace algunos años, “Edgar, en Cruz Azul los contratos se respetan, se cumplen. Somos una institución seria…”

Pero…

En unas de esas declaraciones que ahora se le llama “desafortunadas” pero que antes le decíamos “brutalidades”, el Director Deportivo de la Maquina, Eduardo de la Torre, puso en duda la continuidad de Paco Jémez como técnico del equipo cuando apenas ha pasado la mitad del torneo en una entrevista a la cadena ESPN, lo que deja en claro varias cosas.

Una, ya se le olvidó que sus días estaban contados en la Maquina y que el presidente del equipo don Guillermo Álvarez lo mantuvo en el puesto, porque tenía contrato vigente a pesar de que se iba a ir el mismo día que corrieron a Tomás Boy por estar en una situación insostenible. Por los resultados, pero sobretodo, por el comportamiento del técnico, alejado de los valores de la institución.

Dos, De la Torre fue en persona a entrevistarse acompañado de Robín Álvarez con Paco Jémez en España, y regresó con los “argumentos” suficientes que respaldaban su contratación por un año. Aquellos que murmuran que Jémez se iría porque “fracasó” en la Copa, evidentemente están mal informados, de lo que sucede al interior y de cómo se manejan las cosas en el Cruz Azul.

Eduardo dice que no “garantiza” la continuidad, asumiendo además un rol protagónico que no tiene, porque esa decisión, lejos está de su área de influencia, pues es don Guillermo en persona, quien toma esas decisiones y tiene esas prerrogativas. Nadie más.

Pero resulta aberrante que quien recomendó la contratación de Jémez, no tenga argumentos para defender la continuidad del proyecto, porque si lo contrató por un año con opción a nada, que pobre gestión y que pobre visión tiene, lo cual me hace entender por qué gente de la directiva cementera no lo ve con buenos ojos y duda de todas sus decisiones.

Lo único que puede cuestionarse, y eso a medias en el Cruz Azul, es la falta de un proyecto a largo plazo, pero quien quiera que se haya acercado y vivido más o menos cerca la situación de la Cooperativa, entenderá porque ha pasado lo que ha pasado con los celestes.

Imagínese usted que me lee, que un día llega Jesús Corona a preguntar porque no está hecha su transferencia (es un caso hipotético, aclaro), y le dicen que se tiene que esperar unos días porque la persona que firmaba electrónicamente está acusada y demandada por malversación de fondos. O que se haga una contratación y que la transferencia de fondos no se haga, porque quien se hacía cargo de ese tema fue cesado por incurrir en manejo ilegal de los fondos de la Cooperativa.

Y esto que le digo, fue el pan nuestro de Cruz Azul los últimos ocho o nueve años, en los que una cantidad impresionante de funcionarios fue cesada, demandada y a su vez, la Cooperativa contrademandada por vivales y cuasi-delincuentes que se aprovecharon de la riqueza de la cementera. En medio de todo esto, nunca ha habido ausencia de autoridad, mejor aún, se hicieron contrataciones importantes de directivos, funcionarios, jugadores, técnicos, médicos, terapeutas, en fin, la lista es larga.

Cruz Azul no le ha quedado a deber un peso a nadie y no se puede culpar a la directiva de no haber hecho el mejor esfuerzo por tener a los mejores jugadores disponibles, al mejor técnico a la mano. Sólo falta un proyecto a largo plazo, que hasta donde sé, es en lo que se está trabajando ahora, y la permanencia de Jémez, del propio De la Torre, de jugadores recién contratados, es vital para reencontrar el camino.

Pero la prensa se ha ensañado con el técnico celeste como si él o sus dirigidos, fueran culpables de las fallas y proyectos inconclusos que afectaron a la escuadra cementera todos estos años. Y hay “periodistas” quienes al no tener la inteligencia suficiente para producir contenidos veraces y auténticos, salen a romper pelotas para sacar la nota y cubrir su día diciendo: “lo hice encab….r”, y con eso justifican su sueldo del día.

Cruz Azul tiene un problema, sí, pero no es de ninguna manera una causa perdida…