web analytics


RC Deportes

Canelo-Golovkin: Por un lugar en la historia.

AP

Los millones de dólares ganados por el mexicano y los títulos acumulados por el kazajo no servirán de nada para perpetuar su nombre en la legendaria división de peso medio, si no son capaces de ganar el sábado.

Seguramente el número de ventas de pago por evento estará muy cerca de alcanzar el récord impuesto por Floyd Mayweather Junior y Saúl Álvarez. La taquilla rebasó más de 4 millones de dólares en la nueva T-Mobile Arena. Las apuestas cruzadas estarán por encima de los 50 millones de dólares y en juego estarán tres títulos mundiales (el cuarto la verdad no vale un cacahuate), pero sobretodo, lo que estarán disputando el triple campeón mundial CMB-AMB-FIB Gennady Golovkin y el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez, será su derecho a ocupar un lugar de privilegio en la rica historia de la división de peso medio.

En tiempos de la globalización, con millones de personas siguiendo en todo el mundo en tiempo real en sus dispositivos móviles y televisiones en más de 100 países, lo que suceda en el impresionante complejo deportivo instalado en el corazón del Strip en Las Vegas promete ser un acontecimiento inolvidable en lo mediático. La pregunta es si también lo será en lo boxístico y si quien resulte ganador de la pelea que ha esperado el mundo del deporte de los puños durante más de 3 años, responderá a la expectativa y quien resulte ganador, podrá proclamar para sí un espacio en la legendaria galería de súper estrellas que han adornado sus sienes con la corona de la división de las 160 libras.

UNA MISIÓN CASI IMPOSIBLE… Por más que los protagonistas de la pelea del sábado son dos fulgurantes estrellas del boxeo, hasta hoy, ninguno de ellos puede decir que haya realizado una carrera que pueda elevarlos al nivel de los monstruos sagrados de la división de peso medio. Por tiempo, por razones promocionales o simplemente, generacionales, ni Álvarez ni Golvkin les ha tocado compartir espacio con otros boxeadores de renombre histórico en la división.

Con más de 130 años de historia, la división de las 160 libras ha visto transitar a por lo menos 20 de los mejores 50 boxeadores de todos los tiempos, la lista incluye a varios del Top 10, un par del Top 5 y al segundo mejor peleador de la historia, en opinión de quien esto escribe, Ray Sugar Leonard, sólo escoltando a Muhammad Alí.

En esta lista figuran, sin que estén en un orden estricto, nombres como el cinco veces campeón mundial medio Walker Smith Junior: “Sugar Ray Robinson”; el “Toro de las Pampas” Carlos Monzón, “Marvelous” Marvin Hagler; Tommy “The Hit Man” Hearns; Roberto “Manos de Piedra” Durán, “The Golden Boy” Oscar de la Hoya; “The Hawaiian swede” Carl “Bobo” Olson; Giovanni “Nino” Benvenutti (nacido en Isola D´Istria antes Italia ahora Eslovenia); el nigeriano Richard Ihetu “Dick Tiger”; “el ciclón” Lawrence “Gene” Fullmer; el tricampeón mundial en divisiones diferentes Emile Griffith de las Islas Virgenes; Antoine Florian Zaleski mejor conocido como “The Iron Man” Tony Zale; el filipino conocido como “el Rey del Bolo-Punch” Ceferino García y “The Raging Bull” Jake La Motta, además del “ejecutor” Bernard Hopkins.

Cada quien puede hacer su propio juicio de quien fue mejor que quien, pero es un hecho que, en los mencionados, hay por lo menos cinco de los mejores boxeadores de la historia.

Álvarez ha deambulado de la división de peso welter a la de peso superwelter y medio y de regreso a las 154 libras antes de subir de nuevo a las 160. Mientras tanto, Golovkin, cuya trayectoria amateur no está en discusión con 345 victorias a cambio de sólo cinco derrotas, no ha enfrentado a ningún adversario de renombre. No es que no haya querido, es que con la fama de pavoroso noqueador, los hombres cuyos nombres han adornado las marquesinas de Las Vegas el último lustro, decidieron tomar caminos menos arriesgados para incrementar sus fortunas. Por eso Mayweather, Pacquiao, Cotto, Sturm, Chávez Junior, Zbick y otros, prefirieron enfrentarse entre sí, antes de exponerse a la pegada del ahora tricampeón mundial.

Incluso Álvarez decidió evadirlo hasta que ha sido obvio que nadie más podría darle a ganar los 20 millones de dólares garantizados que Oscar de la Hoya le pagará al boxeador jalisciense, además de que ya no hay rivales de prestigio internacional a los que pueda enfrentar el mexicano y que signifiquen un negocio en lo promocional para De la Hoya y el propio “Canelo”. Así que no hubo más remedio que arriesgar la integridad ante un hombre 8 años mayor que él, cierto, pero que es un peso medio natural.

Quien resulte ganador de la pelea podrá, dependiendo de la forma en que lo haga, decir que ha ingresado a la elite histórica del peso medio, aunque con un futuro desafiante para incrementar su legado y aspirar a que su nombre sea mencionado entre los que usted ha leído líneas antes, cuando se hable de los mejores boxeadores de la categoría.

“YO SOY MEXICANO”

Al llegar a la Ciudad de Las Vegas para su pelea del sábado, el kazajo Gennady Golovkin dijo que se trata de una pelea entre mexicanos, como ayer señalamos en este espacio.”“Esto es más que una pelea, es una verdadera pelea entre mexicanos. Abel (Sánchez, su manager) me convirtió al estilo mexicano. Amo el estilo mexicano, amo la comida mexicana y la como todos los días. Amo las tradiciones mexicanas. Estoy rodeado de ellas y tengo muchos amigos mexicanos. Tengo sangre mexicana… Un golpe puede cambiar una vida. Canelo tiene la fuerza, es muy rápido. El me conoce bien y yo lo conozco a él. Tenemos plan A, B, C y D y él también. Estamos listos para ir a una pelea larga, la decisión. ¿Quién dará el primer golpe? No lo sé… Esto no es una pelea, esto es la guerra…”