web analytics


RC Deportes

Aliados de nada, detractores de todo…

AP

MIS CARTAS DESDE RUSIA

EDGAR VALERO BERROSPE EN MOSCÚ

Siempre he considerado que ser periodista conlleva una responsabilidad especial, es uno tantas veces el portador de lo que quieren los deportistas o lo que quieren los aficionados, que cuesta trabajo ser neutral. Pero hay que serlo. No hay de otra…

Uno no está para llevar chismes, para transformar situaciones delicadas en lo que uno cree y menos, tratar de evitar que las partes se expresen, aunque uno no esté de acuerdo. Y los jugadores de la Selección Mexicana viven sometidos a una presión excesiva. Siempre viven como el cohetero. Nunca le dan gusto a nadie, ni cuando ganan, ni muchos menos cuando las cosas no salen como uno quisiera.

Que le ganamos a Alemania. Mal… Que le ganamos a Corea, no hemos ganado nada… Que nos ganó Suecia, ¡Maldita sea! ¡Y por goleada!… Pero tantito… Osorio es un necio, es un terco, y los jugadores que “se amotinaron” peor… Cada uno le da el sentido que quiere a las cosas, el que los jugadores platiquen con su director técnico es mal visto… Rafa Márquez ha sido reducido a la condición de “rata” traicionera, después de “todo lo que lo apoyó” Osorio, ahora lo traiciona pidiéndole que cambie su sistema de juego… ¡Por el amor de Dios!…

Y luego, el capitán Guardado “comete el grave error” de salir a decir que “qué bueno que vamos contra Brasil, así nadie va a decir si ganamos que, claro, como les tocó Suiza”… Y todo es mal visto. Todo es criticado. Moverse al frente, mal. Moverse en reversa, mal. No moverse, mal…

Y todos aquellos que querían que “echaran” al Tri en la primera ronda, ahora, ahogados en su bilis, reclaman que “los regresen” por la vergüenza sufrida de haber perdido 3-0 ante los suecos y que nos sigan “arrastrando” el prestigio del futbol mexicano, que no fue ganado gracias a la victoria inobjetable sobre Alemania, (la peor de la historia dicen los amargados), y todo sigue siendo mal visto.

Y no entiendo porque no disfrutar, como lo hicieron los argentinos, que calificamos. Y porque, lo primero que viene a la cabeza de muchos cuando los resultados de la primera ronda pusieron a Brasil como líder de su grupo y a México como segundo, como estaba previsto desde que fue el sorteo en diciembre pasado, ahora ya vienen las críticas de “Brasil los va a hacer pedazos”, “les va a pasar por encima”, y yo pregunto “¿Así como nos pasó Alemania?” ¿o va a ser más grave?… No hay lógica, sólo hay ganas de estar atacando sin ninguna razón, sin ninguna base.

Hace muchos años, Cesar Luis Menotti me dijo una frase que no se me ha olvidado, “La prensa mexicana es aliada de ningún proyecto y detractora de todos los proyectos…” Menottí se fue de México hace 26 años, y la prensa mexicana sigue siendo igual. Aliada de ningún proyecto y detractora de todos los proyectos, de todos los equipos, de todos los técnicos, de todas las selecciones, de todos los jugadores.

Nadie quiere construir porque eso no vende. Nadie quiere apoyar para que no le digan palero. Y los que se dicen independientes siguen viviendo de atacar sin bases, de criticar hasta los éxitos y las conquistas y los futbolistas, víctimas de persecuciones insanas de la prensa, de los paparazzi, siguen tratando de defenderse como pueden y cuando tienen un micrófono y la atención que da el estar en un Mundial.

Por eso valen las palabras del Chucky Lozano, y las del “Chicharito” y las de Guardado y las de Márquez. Valen porque son reales, porque no se acomodan como se acomoda un gran sector de la prensa para atacarlos y destruirlos para ver si con los piquetes reaccionan, cometen el error de decir algo equivocado y hay nuevas razones para darles en la cabeza.

No me gusta lo que veo y lo que vivo con una prensa tan tendenciosa, tan destructiva, que lejos de encontrar lo bueno en las conquistas del Tri, de estar contentos de que gracias a sus buenas actuaciones estamos en lugares maravillosos como este país, conocemos culturas diferentes, costumbres diferentes, somos, pues, un poco menos ignorantes, como dijera Sor Juana, nos permite conocer algo más, no para saber más, sino para ignorar menos…

Pero esta es la triste idiosincrasia mexicana… Muchos estarán felices si el lunes nos gana Brasil… Yo no… Se lo aseguro, y no traigo una matraca en la back-pack, pero si traigo bien tatuado en el pecho, que soy mexicano y estoy orgulloso de mi selección nacional, aunque pierda…

Default