web analytics


RC Deportes

Ahí está “su” Tri arrastrando el prestigio

AP

PARA QUE QUEDE CLARO

Debía haber ganado el equipo mexicano en Costa Rica, y no sólo no ganó. No perdió de milagro porque ya en tiempo de compensación un cañonazo pegó en la base del poste… Y como ya nos vamos acostumbrando, Juan Carlos Osorio termina implorándole a los dioses que se acabe el partido antes de que le quiten lo invicto en la eliminatoria. De pena… Mucha, y no es ajena.

México se sobrepuso de dos oportunidades de Costa Rica en los primeros instantes del partido, una de ellas gracias a una reacción de gato de Guillermo Ochoa, pero terminó siendo superando en gran parte del encuentro. A pesar de que también tuvo sus momentos buenos, sobretodo en la segunda mitad, el equipo de Osorio siguió siendo más de lo mismo. Suerte te de Dios, aunque hay quien dice por ahí que técnico sin suerte no es técnico… Y vaya que el colombiano la ha tenido…

Y también, como ya nos vamos acostumbrando, fue una circunstancia con la que se “medio” resuelve el partido. Un autogol… Forzado por el ataque mexicano, sí, pero autogol al fin… Lo que implica que las dos anotaciones de anoche las hicieron los locales que les urgía, no un punto, como muchos señalaron de forma errónea, sino tres, pues el empate de Honduras y Estados Unidos ha provocado que el escenario nos deje la posibilidad de un empate entre estos tres equipos y que sean otros factores diferentes a los puntos los que definan los boletos y el repechaje.

Algo nos ha quedado claro también, Osorio no sabe cerrar partidos. Ayer no fue la excepción, el equipo se le descompuso cuando hizo cambios y sólo por suerte no perdió el Tri, pero parece que nadie se diera cuenta de lo mal que está el equipo, que no tiene un sistema de juego, no tiene un perfil, una estructura, y que así, la esperanza de jugar el mentado quinto partido en el Mundial de Rusia va a estar así, en ruso….

Ahora, que el colombiano se dé el lujo de dejar en la banca a Carlos Vela y al goleador histórico de la selección mexicana, Javier Hernández para ocuparlos de cambio, no sólo es una más de sus testarudeces, es un insulto a dos jugadores que si, forman parte de un equipo y deben disciplinarse, pero la verdad, darte el lujo de tener en la banca a dos jugadores de ese nivel, es más que absurdo. Montes y Corona entraron sin ritmo y se pagó el precio de tener un resultado que tenía que haber sido victoria o victoria. Las condiciones estuvieron. Sólo que Osorio ya nos mostró que también le falla la vista, no nada más el sentido de la lógica que sí existe en el futbol.

Y todavía hay quien piensa que nos salió bien el asunto de negociar un empate con Costa Rica como visitante. Otro empate en Centroamérica como ocurrió con Panamá, sólo que aquella vez sin goles. No, la verdad esto no está bien, sigue sin estar bien y no se ve cuando pueda llegar a estar bien. Y se acaban los chances. Un montón de cambios de nuevo y un montón de problemas en la cancha y los partidos se van acabando, ahora vamos al revés, en cuenta regresiva, pero sin futuro.

Si, ya calificamos, pero el prestigio se sigue arrastrando, con una plantilla privilegiada que juega a lo que se le ocurre, porque yo no soy director técnico, pero después de 35 años de ver futbol algo he aprendido y Osorio no va a acabar de convencerme nunca… ¡Qué coraje!… ¡Qué frustración!…

Debía el colombiano llamarle a Miguel Mejía Barón para que le explique que “los cambios son para mejorar un partido, no para complacer a la tribuna o a los jugadores”… Pero si Osorio ya tenía planificados sus cambios, ya nos podemos imaginar que ni siquiera se ha planteado esa posibilidad, meter a alguien “para mejorar”, que alguien le explique…