web analytics


RC Deportes

¿Cuál fue el objeto del ensayo?

AP

PARA QUE QUEDE CLARO

 

Lo más sencillo es decir que el partido de anoche no sirvió para nada. Como es una buena costumbre, la denominación de “partido molero” fue lo más sobresaliente que se dijo antes del duelo ante Bosnia Herzegovina y aunque el resultado reflejó claramente que ninguno de los dos equipos estaba medianamente “empacado”, creo que, si hubiera que señalar culpables, el técnico Juan Carlos Osorio sería el menos culpable.

Osorio no decide cuantos y cuales juegos se van a llevar a cabo. Esa función le compete en directo a la Federación Mexicana de Futbol y a su Comisión de Selecciones Nacionales que tiene la obligación de revisar a los presuntos rivales y analizar, además de la lana, que más ganaría México si los enfrenta.

Eso es en el mejor de los casos. En el peor, la empresa promotora SUM le avisa a la FMF que ya hay rival, y si el tiempo apremia y los recursos también, no habrá mucho que opinar. Eso sí, la experiencia reciente nos ha mostrado que en la Femexfut de pronto si han aprendido de los errores del pasado, como fue el caso de las múltiples entrevistas a las que era condicionada la permanencia del técnico, y que, como sucedió con Miguel Herrera, todo el mundo se colgó del único contrato que firmó en lo personal, para decir que el exceso de entrevistas era su culpa.

La verdad es que todo eso de las entrevistas es algo que aparece por contrato. Igual los partidos. Y no me puedo imaginar a Osorio diciendo que no quiere jugar, o no hubiera querido jugar contra Bosnia anoche, porque no le iba a dejar nada a su equipo.

Pedir que se viera “algo” de futbol en el partido, era pedir mucho. No habían jugado juntos nunca ni los unos ni los otros. Entonces, lo que mejor hizo Osorio ayer por la noche, fue llamar a los jugadores que, me parece, podrían llegar a servirle como suplentes o de reserva en caso de que haya una desgracia como lo que le sucedió al “Chapo” Montes hace 4 años y que lo dejó fuera del Mundial a última hora.

Es un hecho que si no ha decidido quienes serían los 23, probablemente tenga sólo un par de dudas, entre los que están en teoría adentro y entre los que están afuera y pudieran llegar aún a ser considerados.

La base está en Europa y en la zona de Los Angeles. Si estarán algunos elementos de la Liga MX pero son los menos. Es más, son apenas los suficientes para completar la lista. Entonces Osorio creo que hizo lo correcto. Ver a los que juegan en México y no están contemplados, para ver si por ahí, deja anotado un nombre en su libreta en caso de que al “de arriba” como él mismo lo señaló, no le haya escuchado y llegara a causar baja alguno de los que haya elegido para hacer el viaje.

Quizá Hugo Ayala (que hizo el gol mexicano), tal vez Jonathan González, que dejó ir por cierto una gran oportunidad, estén en ese listado de la página 124 de la libreta, anotados con la pluma roja para que se vean sus nombres, como lo reveló la transmisión de televisión.

Por lo demás, pasó lo de siempre, unos jugando por el lado equivocado, y otros jugando por su lado, pero sin rendir porque los que deberían haber repartido balones andaban cuidando a los laterales europeos y todo lo que usted quiera agregar.

Osorio nos confirmó con sus decisiones lo que ya nos había dicho antes, que Carlos Vela es uno de sus caballos de batalla y lo va a ocupar todo lo que pueda, incluyendo el duelo de anoche en que se quedó en la cancha todo el partido aun cuando había el compromiso de que sólo jugaría 60 minutos.

De que sirvió de algo, creo que sí. A Osorio no lo va a cambiar ya nada ni nadie. Seguirá haciendo ajedrez en vez de futbol con su equipo, pero al menos, el partido molero número “n”, lo dejó hacer lo que no podrá en los partidos de fecha FIFA del mes próximo, cuando tendrá que ver a los titulares y tal vez acomode a los dos o tres que tendrían chance de meterse a esa lista y que hasta ayer tenían nulas posibilidades de ser incorporados. De las pocas ves que esto sucede, el “mole”, no estuvo tan malo. Sólo el “mole”, del futbol no puedo decir lo mismo, porque no hubo. Ni bueno, ni malo… Solamente no hubo… Tan tan…

Default