web analytics


RC Deportes

El descenso tendrá una definición emocionante

Es la recta final del torneo y aún nada está definido en el tema del descenso dentro del balompié mexicano, tres escuadras aparecen en la quema directa, Veracruz, Jaguares y Morelia, que han tenido una lucha muy pareja a lo largo del campeonato.

Los integrantes de cada uno de los planteles saben que está en juego mucho, primero el orgullo, después que sus carreras puedan mantenerse vigentes y evitar acabar su desarrollo en la Liga de Ascenso.

Aunado a eso los equipos también pueden perder cifras millonarias, ya que actualmente una franquicia de la Primera División del balompié mexicano vale entres 20 o 25 millones de dólares y al descender tan sólo tendrían un valor entres 1 o 2 millones dependiendo del club y la jerarquía, así lo confirma Antonio Núñez presidente de Dorados de Sinaloa que el año pasado perdió la categoría.

“Sí, es una devaluación de un mes para otro muy drástica, así como tú la mencionas”.

El directivo agrego que no es nada sencillo el poder superar una descenso, ya que no todos tiene la fortaleza para poder sobre ponerse a este tipo de golpes.

“Te pega en lo mental, te cuesta mucho levantarte del golpe moral que te asestan, tanto a los jugadores como a la directiva, es muy complicado. Es un tema casi, casi de psicólogo”.

Dorados está buscando regresar al máximo circuito, el torneo pasado fueron campeones y ahora son líderes de este Clausura 2017, Núñez indicó que para lograr este cambio, tuvieron que darle las gracias prácticamente a todo el equipo que no pudo mantener la categoría.

“De hecho la estrategia nuestra fue para este año prácticamente nadie de los que estuvo en el plantel de Primera División repitió en el ascenso, solo un jugador quedó y administrativamente también pega por la devaluación”.

¿Un descenso le pueda acabar la carrera aún jugador?

“Afecta carreras al grado de que los jugadores no encuentren equipo al siguiente torneo”.

A lo largo de los torneos cortos se han presentado casos de jugadores que han vivido en carne propia el descenso y no sólo una vez, sino dos, el caso del defensa José Antonio Castro que primero perdió la categoría con Necaxa en el 2009 y un año después con los desaparecidos Tecos.

También está el caso de algunos técnicos que han superado un descenso, José Guadalupe que se fue a la Liga de Ascenso con Dorados y ahora está teniendo una buena campaña con Atlas.

Y el más sonado el de Miguel Herrera que descendió en el 2008 con Veracruz, después tuvo buenas campañas con Monterrey, hizo campeón al América lo que lo catapulto a la Selección Mexicana para dirigir el Mundial de Brasil 2014 y se mantiene vigente en el balompié azteca.

Por: José Luis Gutiérrez