web analytics


RC Deportes

El arbitraje mexicano se hunde

En los últimos años el arbitraje mexicano ha perdido autoridad dentro y fuera de la cancha, ya que jugadores, técnicos y directivos no se tientan el corazón para insultarlos y faltarles al respeto con frases muy conocidas como el de “rateros”.

Y los ejemplos más claros se han dado este año, dos de ellos se presentaron en la liguilla del Clausura 2016 donde el técnico de los Tigres Ricardo “Tuca” Ferretti desaprobó la expulsión de su central Juninho y le grito ratero al silbante Francisco Chacón, inclusive le mostró su cartera, como señalando que lo habían comprado.

El otro caso fue el de ex jugador de América Andrés “Rifle” Andrade quién también llamó ratero a Roberto García Orozco, después de que las Águilas fueran eliminadas de las semifinales a manos de Monterrey.

En ese mismo torneo el estratega de las Chivas le dio ese mismo calificativo al hombre de negro César Arturo Ramos y en todos estos casos no se presentó ninguna sanción mayor por faltarle al respeto a la máxima autoridad del terreno de juego.

El ex silbante Bonifacio Núñez lamenta que se presenten este tipo de situaciones y que los nazarenos estén totalmente desprotegidos.

“Usted recordará que el año pasado Darío Benedetto y Osvaldo Martínez de América le dijeron a los árbitros que eran ratoneros y otro que eran cagones y el presidente de la Comisión (Héctor González) no hizo algo al respeto, ni siquiera metió una protesta, porque lo único que les interesa es su puesto y su sueldo”.

Núñez agrego que todo esto también se debe, a que ahora los árbitros son empleados directos de la Federación Mexicana de Futbol y deben aguantar todo este tipo insultos.

“Los árbitros también tienen culpa, porque como ahora viven del arbitraje, es lógico que no quieren ningún problema, porque automáticamente dejan de salir. Se han convertido en unas marionetas, son parte de un circo”.

En este segundo semestre del año se presentó otro caso como el de “Tuca” Ferretti, en esta ocasión fue el timonel Tomás Boy quien también le grito ratero al árbitro central y le mostró la cartera en el partido frente a Monarcas Morelia, el experto en la materia Eduardo Brizo considera que este tipo de acciones han rebasado todos los límites.

“Fue la gota que derramó el vaso, porque ya hasta los han agredido y han quedado impune las agresiones, no ha pasado de 6 partidos y ha quedado como un intento de agresión, les han dicho de todo. Hace tiempo pedían un trato digno y si este es el trato digno que querían, pues estamos fritos”.

Brizio considera que también los silbantes han perdido autoridad, desde que la misma Comisión que los rige permitió que la cédula arbitral pudiera ser flexible para los equipos y que la Comisión Disciplinaria pudiera cambiar una decisión colegiada.

“La Disciplinaria le cambia los castigos, se los levanta, la otrora única doncella que había en el balompié nacional era la cédula arbitra y ahora ha sido mancillada y ahora no sé lo que nos espera”.

Bonifacio Núñez y Eduardo Bruzio considera que en estos momentos el arbitraje mexicano sigue sumergido en una crisis en todos los sentidos y difícilmente saldrán de ella.

“El arbitraje está sumido en un barranco que todavía no tiene fondo esa caída del arbitraje”.

“Para nadie es un secreto que el arbitraje está viviendo la peor crisis de su historia, no están unificados los procedimientos y menos los criterios, han perdido la autoestima, todos les faltan al respeto, los jugadores los insultan, los técnicos les reclaman y los directivos hacen declaraciones peyorativas hacia su persona y todo queda sumido con el manto de la impunidad”.

Núñez Vega agrego que es necesario un cambio en la Comisión de Arbitraje, ya que Héctor González Iñárritu no tiene la capacidad para estar al frente de los hombres de negro.

“Es la tercera ocasión que está al frente de los árbitros y no va pasar nada”.

Por: José Luis Gutiérrez