web analytics


RC Deportes

Mundial ventajoso

AP

Tener un tercer mundial de fútbol en nuestro país suena atractivo e histórico con la oportunidad para las nuevas generaciones de vivir una fiesta dentro y fuera del terreno de juego, pero no será así.

Se presentó una candidatura conjunta para el 2026 con Canadá, Estados Unidos y México, pero con una diferencia abismal en cuanto a participación y duelos a organizar; 60 para nuestros vecinos del norte, 10 para canadienses y 10 en territorio nacional, tomando en cuenta que para ese año serán 48 selecciones.

Es el mundial de Estados unidos con 2 sub sedes, en el caso de Canadá no hay problema su población está más al pendiente del Hockey sobre hielo, tienen una liga de Fútbol Americano y tienen Béisbol de las Grandes Ligas, pero en el caso de nuestro país resulta insultante esos 10 partidos.

México es cien por ciento futbolero, sus estadios, muchísimo más modestos, tienen ambiente, sabor, tradición para la disciplina, la selección nacional se ha clasificado a la segunda ronda desde 1994 hasta la fecha, los aficionados van a cualquier parte del mundo para apoyar a su equipo y son los que más viajes realizan por detrás de Brasil y Japón a los mundiales.

Queda claro que hace muchos años el deporte ha quedado de lado y el dinero es el que manda en el balompié, que los Estados Unidos tienen esa capacidad para recibir un mundial, pero manejarse con la bandera de unión en CONCACAF resulta hasta ridículo.

Pero más ridículo es que la FEMEXFUT haya aceptado esas condiciones por más que se trate de un mundial, es una falta de respeto para toda esa gente que no ha tenido la oportunidad de vivir una copa del mundo.

Los boletos serán muy caros, con un altísimo riesgo de que los juegos no sean atractivos, se corre el riesgo de que la selección tenga otras sedes además del Estadio Azteca y se corre el riesgo de no vivir un mundial propio.

Sabemos que en nuestro país no existen las condiciones para recibir una justa en su totalidad, pero de ahí a ¿10 cotejos? Seguimos doblando las manos ante el poderoso.