web analytics


RC Deportes

México sigue sin aprender a jugar un Clásico Mundial

@WBCBaseball

Tristemente llegó a su fin el clásico Mundial de Beisbol con sede México, un polémico fallo emitido por MLB que a pesar de no tener razón, se vio obligado a ofrecer disculpas, con el fin de evitar perder un socio comercial para la celebración del espectáculo y contrarrestar una demanda millonaria de México a Mayor League Beisbol y World Beisbol Classic.

Sí bien es cierto México perdió dos duelos y gano uno, el cual, por cierto lo dejó fuera al final del torneo, toda esta situación sirvió para hacer una columna de humo y minimizar la falta de experiencia y manejo que se tienen en este tipo de torneos que desde el 2006, siempre han sido su talón de Aquiles.

El beisbol es tan complejo e interesante que siempre hubo una respuesta a cada situación de juego por parte de Edgar González, como manager, incluso Carlos Bremen el principal inversionista del Clásico Mundial, dijo en una ultima conferencia que México está aprendiendo de este tipo de torneos.

Sin embargo este Clásico Mundial de 2017 es el cuarto para México y desde la épocas que participó Alonso Pérez estando al frente de la Federación Mexicana de Beisbol y La Selección, hizo falta mayor planeación y un staff que estuviera atenta a las situaciones de juego con el objetivo no verse sorprendidos.

En esta edición la selección de México, se manejó de forma Comercial, en donde el regiomontano Carlos Bremen y Alejandro Quirarte empresario aguascalentenses, apostaron fuerte para hacer del evento un éxito comercial y lo hicieron, pero les faltó reforzar a un más el staff técnico para no verse sorprendidos en la planificación. De cada encuentro.

México llevó su mejor artillería de MLB, y doble y triple A; cuatro elementos que juegan en Japón; y un par de LMB. Adrián González, el capitán del equipo fue hasta su décimo turno al bate cuando despertó y conectó batazo e incluso produjo.

Lo cierto por la época el Clásico Mundial esta fuera de temporada y no todos llegan en su mejor forma físico-atlética con el objetivo de hacer un evento súper espectacular.

Por Edgar Mendoza.