web analytics


RC Deportes

Ahora al terreno de juego

LMB

Para nadie es un secreto que la Liga Mexicana de Béisbol, vive uno de sus peores momentos, con muchas diferencias entre sus directivos, con equipos sin una estructura clara y dependiendo de los gobiernos locales y con una difusión muy deficiente para su crecimiento.

Pero ahora que arranca la temporada 2017 todos los puntos anteriores deben ayudar al resurgimiento del rey de los deportes y los respectivos equipos deben demostrar dentro del diamante qué filosofía puede imponerse sobre la otra.

Las diferencias entre los directivos por el caso de los jugadores de doble nacionalidad pusieron en riesgo la temporada y las rivalidades en la mesa ahora pueden ser llevadas al terreno, lo que puede generar un morbo, ahora deportivo, que puede reflejarse en la asistencia de aficionados y en el interés de muchos, imagínate un Tijuana contra Diablos en busca un boleto a playoff con peloteros llamados pochos contra puros mexicanos.

Lo acontecido en las pasadas asambleas con los sombrerazos y gritos que hubo generó que mucha gente volteara, aunque fuera un momento, para saber de qué iba el asunto del béisbol y se enteraran de que hay una liga, algo que se tiene que aprovechar o ¿a poco el fútbol que tanto odian los beisboleros no se alimenta de eso? Si está bien o mal ese es otro punto, hay que llenar las pantallas, el cuadrante y las planas de béisbol.

Varios equipos se han tirado a la hamaca esperando el apoyo de los gobiernos locales e incluso hacen sus berrinches como los Tigres que pusieron más de 60 años de historia en riesgo y llegó alguien a rescatarlos ayudados por Fernando Valenzuela, situación que debe aprovecharse para ofrecer a empresarios solventes, plazas, inversiones, equipos publicidad y todo lo que pueda ayudar económicamente para hacer el circuito más parejo en ese sentido.

Acabó entonces la época de batallas en oficina y empieza ahora la guerra deportiva en los campos, demostrar que espectáculo no está peleado con desarrollo y viceversa, que el empresario que invirtió en jugadores hechos fuera del país puede tener ganancias y que el que se la juega con jóvenes también tendrá su recompensa, por que a final de cuentas el ganador será el aficionado, que dicho sea de paso, ha sido el más afectado y al que menos se le ha tomado en cuenta en el receso de temporada.

Suerte para todos y que VIVA EL REY DE LOS DEPORTES